Don Juan Carlos se equivocó de mujer

Desde que don Juan Carlos perdió la inviolabilidad tras la abdicaciÓn , tal parece le crecen los enanos. Primero, fue ese presunto hijo, el catalán Albert Solá, amenazando con desvelar las pruebas de ADN del rey realizadas en 2007 a petición del CNI en un laboratorio de Lérida. Según Solá “Villarejo, la mierda de todos los problemas de Don Juan Carlos, tiene, al parecer los documentos”. ¡Demencial todo ello!

Por otro lado, el nombre del impresentable y peligroso comisario también aparece en el tema del Rey y Corinna, con la que se reunió. A propósito, ¿que demonios pintaba en esa reunión el que fuera presidente de Telefónica, Juan Villalonga?, durante la que la “cortesana” que viene de corte, aportaba nombres de testaferros del Rey y cuentas en bancos suizos. “Me están haciendo la guerra porque yo no quiero cometer un delito”.

La última noticia es que Corinna ha anunciado, a través de sus abogados, la intención de denunciar a don Juan Carlos “por amenazas”. Según ella, en Londres fue amenazada por el entonces responsable del Centro Nacional de Inteligencia ( CNI), hoy en poder de Pablo Iglesias. ¡Miedo y pánico da!

De repente, es como si se hubiera levantado la veda contra el Rey.

De la existencia de Corinna siempre se supo. Al menos, algunos los sabíamos. Pero el respeto a la intimidad del Soberano, impedía hablar de ella.

En aquellos años nada hacia pensar que Corinna aparecería largando y elevada al altar de la portada del Hola a plana entera. Cuesta creer que un tema tan delicado apareciera sin la aprobación del staff de La Zarzuela

(Rafael Spottorno como Jefe de la Casa del Rey y Javier Ayuso, responsable de las relaciones precisamente exteriores). Si así fue es que algo se había roto en la, hasta entonces, “entrañable” relación entre el Soberano y “ la corista” y que ha culminado esta semana con el anuncio de la querella contra el hombre que tanto amó.

¿Se trata de la reacción de una mujer rechazada, eso sí, previo pago o donación de 60 millones de euros. O de un ajuste de cuentas?

Don Juan Carlos es un ser humano que siempre se ha sentido solo y ha buscado, por ello, la complicidad de mujeres y amigos para salir de esa soledad y muchas veces las mujeres no han sido buenas ni los amigos los más adecuados.

Ante ello, pregunto ¿por qué el hombre no puede atravesar con su mirada los velos que ocultan los pliegues secretos del corazón humano, verlo tal como es, volver a cerrarlo y poder, después, elegir a esas mujeres y a esos amigos. Posiblemente así y solo así no se equivocaría jamás y evitaría ser criticado por sus amigos pero, también, por sus amantes. Porque en el amor, sobre todo en el amor, hay que saber elegir. Aun así nos equivocamos. Como se ha equivocado casi siempre don Juan Carlos.

¿Hubiera sido más feliz casándose con la princesa Maria Gabriela? Él se lo reconoció a una periodista francesa : “Yo debía haberme casado con Maria Gabriela”.