In memoriam

Hace una semana, dedicaba esta columna a la muerte de un amigo con el titulo ¡Que solos nos quedamos los vivos! Esa soledad era relativa. Todavía, afortunadamente, todavía me quedan algunos. Entre ellos, Pepe Oneto, pensaba yo. Y miren ustedes por donde también se ha ido, cuando el otoño de nuestras vidas coloca canas en […]