Y todos se fueron de vacaciones…

En plena parálisis institucional, con una investidura fallida y otra hipotecada en septiembre sin garantía de nada, el Presidente en funciones del Gobierno, Pedro Sánchez y el Jefe del Estado, Felipe VI, se van de vacaciones. Como si en el país no pasara nada, estando pasando tanto y lo que esta por pasar.

Y los dos “irresponsables” iniciaron sus vacaciones: el pasado viernes, el Presidente del Gobierno con luz y taquígrafos en el Palacio de Las Marismillas, en el Parque Nacional de Doñana.

Y el Jefe del Estado, como nos temíamos, ha vuelto a desafiar a la opinión pública y a la publicada, desapareciendo misteriosamente después de que la inefable Letizia y, posiblemente, para congraciarse con los mallorquines declarara que “cada año las vacaciones en Mallorca son cada vez mejores”, después de aquello de que “Palma no es un lugar ideal para las vacaciones”.

Aunque se hacían apuestas sobre si este año y dada la critica situación política, el Jefe del Estado y familia no cometerían la frivolidad de refugiarse en uno de esos paraísos que tan secretamente buscan, han vuelto a las andadas.

Según algunos comentaristas “a partir de ahora el itinerario vacacional se convierte en un secreto de Estado aunque, como dice la compañera Paloma Barrientos, este año no podrán ir muy lejos ya que la situación política tampoco es la mejor”.

Ni cerca ni lejos, querida. Lo que tenían que haber hecho es quedarse en Palma, “ese pedazo de cielo puesto en la Tierra”, según la cursi definición de Felipe que nada o poco tiene que hacer ante los caprichos de su esposa. ¡Ay!, esa ley de transparencia informativa. … De todas formas, tarde o temprano, sabremos donde han estado. El mundo se encuentra hoy lleno de ciudadanos reconvertido en espontáneos paparazzi con el móvil en la mano. Por mas que ellos y las nenas se disfracen.

PD

A Jesús: lleva razÓn lo que escribe, a propósito de la educación de las hijas de Felipe y Letizia pero no olvide que mamá las está educando, sobre todo a Leonor, a su imagen y semejanza. Lo vimos durante aquel triste espectáculo a las puertas de la catedral de Palma, de triste memoria. Yo estoy más de acuerdo con lo que, en su día, dijo el rey Juan Carlos cuando le preguntaron por sus nietas: “Dejemos que las niñas sean niñas”. Pienso que Felipe se precipitó otorgándole el Toisón de Oro cuando acababa de cumplir doce años. ¿Sabe que, cuando regresó al colegio, les dijo a las compañeras “Desde hoy, tenéis que hacerme la reverencia…”.

A Mario: Usted si que sabe. Con sus comentarios premonitorios, se han cumplido sus previsiones sobre el tema de las vacaciones: “Ella está trabajando una semana en Palma. Las vacaciones vienen después”, escribía. (ya las han comenzado este sábado). “Muuuyyyy lejos (escribía). Tan lejos que ni se sabe.

A Borghese Ludovico: Lleva toda la razón. Felipe y Letizia deberían hacer lo que no hicieron Juan Carlos y Sofía: veranear cada año en una localidad diferente de … España. Que las hay y fantásticas. En el Norte y en el Sur. Y comparto totalmente con usted cuando pregunta: ¿que tiene Palma que no tenga Santander o Málaga? Lo que sucedió es que los mallorquines se anticiparon al resto de ciudades y pueblos de España ofreciéndoles Marivent ¡que buenos dineros le cuesta al gobierno balear tenerlo en condiciones para que los disfrute la Familia real!

Para Aurora Vázquez: estimada señora ¡claro que tengo otros temas de que escribir. Incluso mas interesante que hacerlo de Letizia. Pero… la actualidad manda. Acepto sugerencias.

José María Sancho: En España tenemos muchos proverbios que pueden aplicarse a Letizia, independiente de los que me recuerda. Por respeto, no lo hago. Muy divertido el que me envía “Lola Flores” . Y muy gráfico, elocuentemente gráfico, el que me remite Borghese Ludovico.

Y para el estimado Pep-ito: No es cierto que lo de Cañaveral me haya dolido. Efectivamente, hubo un baile de cifras por mi parte y no me duelen prendas reconocerlo por aquello de que cuando me equivoco … rectifico. De cualquier forma, cuando se lanzó el Apolo XIV se había recuperado ya el nombre de Cabo Cañaveral dejando el de Kennedy para el “Centro Espacial” ( CEK).

Y a Mariangeles: lleva razón en lo de la manita, aquella que fue protagonista en el incidente de la catedral de Palma cuando la nena rechazó violentamente la de su abuela.