Solo los tontos se burlan del protocolo

“El protocolo es una disciplina que, con realismo, técnica y arte determina las estructuras o las formas bajo las cuales se realiza una actividad humana importante”,  según el gran diplomático español José Antonio de Urbina, introductor de embajadores.

Suya es en gran parte la autoría del nuevo Protocolo Español. “Solo los tontos se burlan del protocolo”, escribió en su libro “Las reglas de oro del saber ser, estar y funcionar”.

En el caso que nos ocupa, ni han sabido ser, ni han sabido estar y, por supuesto, nada ha funcionado.

Para Chencho Arias, otro gran diplomático, un buen jefe de protocolo es un funcionario o persona que no se conoce pero que hace todo lo posible, en cualquier circunstancia, para que todo funcione”.

El pasado 12-O, en la recepción  del Palacio Real, el protocolo de la Casa Real… no funcionó. Y lo siento porque, el responsable del incidente, tiene nombre y apellidos: Alfredo Martínez Serrano, un gran diplomático asturiano a quien yo estimo mucho que, el 14 de noviembre de 2014, fue nombrado Jefe de Protocolo de La Zarzuela, después de haber sido Segundo Jefe entre 2007 y 2012.

Su misión, su obligación no es otra que hacer que en una recepción todo funcione y nadie se extralimite. No solo colocándose donde no le corresponde, como la inefable pareja de Pedro y Begoña, sino incluso evitar que los invitados se excedan en el saludo.

Ello me recuerda al Jefe de Protocolo de la reina Isabel de Inglaterra, la reina más reina del mundo, solo pendiente, en los besamanos y recepciones de Palacio, a que Su Graciosa Majestad cambie el bolso de brazo para acudir presto y quitarle al pesado invitado de encima.

Ignoro donde se encontraba el señor Martínez Serrano durante el besamanos. De haber estado inmediatamente detrás de Felipe y Letizia, a Pedro Sánchez y Begoña Gómez solo les hubiera dado tiempo a saludar porque el Jefe de Protocolo les hubiera indicado continuar tras cumplimentar a la real pareja y no quedarse allí plantados como los “reyes-bis”.

Lo que no es de recibo es que la Casa Real haya emitido un vergonzoso comunicado exculpando a Pedro Sánchez, un comunicado difícil de entender. Como diría mi madre, “con azúcar está peor”.

Hay quien piensa que este comunicado ha sido “exigido” a la Casa Real por Moncloa, para lavar la imagen de Pedro y Begoña. No olvidemos que de Zarzuela no sale una línea que no haya sido aprobada previamente por el Ejecutivo.

Pero por más que lo leo y releo, no lo entiendo. ¿Cómo puede decir el  “genio” que ha redactado dicho comunicado que “el Presidente y su esposa (la mujer más ambiciosa que ha parido madre, digo yo)  siguieron en efecto y en todo momento las indicaciones de la Casa de Su Majestad y que era la de permanecer en el Salón del Trono del Palacio Real”.

Si así fuera, ¿por qué los apartaron cuando advirtieron que se habían quedado al mismo nivel que Felipe y Letizia, quien, dándose cuenta, les da la espalda?

Nadie ignora que ningún invitado puede marcharse de una recepción mientras no lo hayan hecho los Reyes. Por lo tanto, huelga esta ridícula y gratuita explicación.

Una pregunta: ¿cómo puede la Casa Real, ayudar a quien le esta segando la hierba bajo los pies sin que ellos se den cuenta?