Cuando peco y cuando me equivoco

Los lectores de esta columna saben que soy un periodista de tan larga trayectoria que, como diría un clásico, “cincuenta años profesionales me contemplan”. Durante todo este tiempo “a palacios subí y a cabañas (léase minas) bajé y, en todas partes, grato recuerdo dejé”. Porque, como buen periodista que soy (con perdón), he sabido rectificar […]