El derrocamiento de Constantino y el nacimiento de Felipe

El día que nació Felipe  (el 30 de enero hará 50 años), mala estrella reinaría. No pudo hacerlo en el peor momento en la vida de su madre. Sí, desde que doña Sofía supo que estaba embarazada, vivió con la angustia de no saber que lo que esperaba sería otra niña (entonces no existían las ecografías para conocer el sexo del bebe),  los últimos meses fueron tan dramáticos que pusieron en peligro incluso el parto. La culpa la tuvieron los coroneles griegos. También su hermano el rey Constantino e, incluso, la reina Federica. De todo esto el próximo jueves, 14, hará ya… 50 años.

Para acompañar a su madre en el 50 cumpleaños, doña Sofía, muy embarazada, viajó a Atenas, con sus hijas Elena y Cristina.

La situación estaba ya tan enrarecida por no decir crítica que, en aquella madrugada, el ejército, con tanques, rodeó la casa de Psychico, donde Federica y su hija Irene residían, acompañadas ese día de su otra hija Sofía y sus dos nietas,  después de haber sido expulsadas de su palacio de Tatoi.

Un oficial le informó a Federica que tres jefes militares, los coroneles Patakos, Makarezos y Papadopoulos, se habían sublevado. Al mismo tiempo, un capitán habló con la reina, en tono seco y descortés, cortante y autoritario, para decirle: “Cumplo órdenes y de aquí no sale ni dios”.

Federica intentó hablar con su hijo Constantino, y Sofía con su hermano, pero habían cortado la línea de teléfono. Querían apartarla del Rey. La consideraban mala consejera, que lo era. Y acusada de ambicionar el poder político y de dominar a la familia. Que también.

Días después y dada la crítica situación en la que vivía su madre y su hermana Irene, Sofía intentó volver de nuevo a Atenas pero el general Franco no se lo permitió. Pensaba, con toda la razón, que tenía la obligación de guardar la compostura, sin salirse, jamás, de su papel y no meterse donde no debía. Porque eso se paga y se paga muy caro.

Cierto es que Franco no tenía ni mucha ni poca simpatía por el rey Constantino. Tampoco por la reina Federica hasta el extremo que, el día 14 de diciembre, cuando los coroneles derrocaron al Rey, exclamó: “Lo estaba esperando”. Posiblemente también deseando. No olvidemos que se trató de un golpe militar y Franco lo era.

Mientras todo esto sucedía, Felipe continuaba en el seno materno, sin poder consolar a su madre. Deseando salir, pero  temiéndolo. Y doña Sofía intentando que la situación familiar no afectara a su difícil embarazo.

De cómo nació el hoy rey Felipe VI, ya escribiremos el próximo 30 de enero, día en el que cumplirá… 50 años. Una cifra tan importante y significativa en la familia de doña Sofía como hace… 50 años.