Javier Marías y los intrusos

Vaya por delante que siento una gran admiración por Javier Marías, como escritor. Le considero el mejor de su generación  junto a  Arturo Pérez Reverte, quien, además, admiro como persona.

De Marías he leído todos sus libros. Estos días me dispongo a hacerlo  con su  novela. “Berta Isla” de la que se han ocupado, profusamente, todos los medios. No he conocido libro, salvo los de mi querido Arturo, más promocionados.

Con tal motivo, ha concedido entrevistas a todo dios. Y ha dicho lo que le ha salido del bolo sin pensar que podía herir ¿queriendo? a colectivos pero, sobre todo, a personas.

Calificar (mejor sería escribir descalificar) de “parasitario”,  en la  magnífica entrevista de Mayte Rico, en El País Semanal,  a  Joaquín Reyes, columnista de ese periódico, por el sólo hecho de escribir que es un “cascarrabias” me parece más que insultante.

Cuando el propio  Marías  reconoce  que “no es el único que me llama cascarrabias”. También impertinente “cuando era joven lo fui”. Y lo peor es que lo sigue siendo. Y además,  no es justo,  admirado  prepotente.

Tachar de “intrusos” a los presentadores de televisión, que escriben novelas no me parece correcto, Javier. A lo peor, piensas lo mismo de los políticos que redactan sus memorias.

Intento entenderte. No hay  nada más sorprendente que ver, en las Ferias del Libro, largas colas de público ante el famoso,  famosete, presentador de la tele o socialité para que les firme su “libro”, mientras, en el stand de al lado, un escritor conocido, soporta la humillación y la vergüenza del “ninguneo”.

Pero no por ello se puede descalificar de “intrusos” a quien tiene toda la libertad para escribir un libro y el público para comprarlo.

Estos días, el libro de una presentadora de televisión, Terelu Campos, está batiendo récord de ventas con sus memorias. A lo peor, Javier Marías se estaba refiriendo, en el subconsciente a ella.

De todas formas, querido, si yo te hablara de mi profesión que si es una carrera universitaria y no la de escritor que es un oficio.