La reina Isabel no es Juliana Awada

Esta semana se ha anunciado la visita oficial de Felipe VI al Reino Unido, prevista del 6 al 8 de junio.

Hace treinta años que Juan Carlos y Sofía realizaban el primer viaje oficial de los entonces reyes de España, a la Inglaterra de la reina Isabel.

Esta será la primera vez que Letizia se encuentre ante una reina de verdad, una reina a la que todos los soberanos del mundo admiran y reverencian. Incluidos los eméritos españoles.

Creo haber recordado ya la anécdota, contada por doña Sofía, en la que encontrándose ella y don Juan Carlos alojados, en Buckingham, para asistir a un homenaje que el Ayuntamiento rendía al Rey de España, se cruzaron una noche con una señora, tocada con un pañuelo a la cabeza, botas de goma y rodeada por una serie de perritos por uno de los corredores de palacio, mientras ellos iban vestidos de gala para la cena.

A pesar de todo esto y siendo, como son y por partida doble, primos, Lillibeth lo único que les dijo al verles fue: “good night”. “¡Juanito es la reina!”, exclamó con admiración doña Sofía.

Esta será la señora con la que Letizia se encontrará en la visita oficial a Londres. Nada que ver con Juliana Awada, la esposa del presidente de la República Argentina, Mauricio Macri, y su equivalente como consorte.

Pienso que a la primera dama criolla le será difícil olvidar la cena de gala en el Palacio Real de Madrid, en la que Letizia la quiso apantallar encasquetándose nada menos que la tiara de la reina Victoria Eugenia. A ella, una republicana. Nunca se ha visto una consorte más ridícula con aquella joya a la que le faltaba cabeza o le sobraba tiara.

Es de desear que en su equipaje a Inglaterra, Letizia no incluya la tiara aunque, en este caso, si estaría justificada aún sin tratarse de un encuentro ínter pares. Porque, mientras Isabel es, nada menos, que Su Graciosa Majestad británica, la reina de Inglaterra y la reina más reina del mundo, Letizia es una advenediza en el mundo de la realeza. Una periodista revenida por matrimonio en la consorte del Rey de España.

Es de esperar, por su parte, no intente epatarla con la famosa tiara. Isabel nada que ver con Juliana Awada.