Muere el infante Carlos de Borbón, uno de los ocho de "Las Jarillas"

Ayer falleció en su finca “La Toledana” y a la edad de 77 años Carlos de Borbón dos Sicilias, Infante de Gracia desde 1994, por decisión de su primo el rey Juan Carlos. Su padre, el infante Alfonso, también lo era, gracias al rey Alfonso XIII que lo hizo el 29 de enero de 1903. Falleció en Madrid, el 3 de febrero de 1964, siendo enterrado en el Panteón de Infantes del Monasterio de El Escorial.

Don Carlitos, aunque no le gustaba que le llamaran así, era uno de los ocho de “Las Jarillas”, ocho niños que procedían de la alta burguesía cuando no de la aristocracia, seleccionados para ser compañeros de Juanito.

Tras un acuerdo entre el conde de Barcelona y el general Franco, el príncipe llegó a Madrid desde el exilio portugués de Estoril, el 9 de noviembre de 1948.

Previamente, se había elegido una finca cercana a la capital de España, “Las Jarillas”, hoy lindando con el tanatorio de La Paz de Tres Cantos, no solo como residencia sino el lugar donde empezaría sus estudios. Una especie de internado para esos ocho niños a los que nos hemos referido.

“El día que llegué, estaban los chicos en la puerta esperándome y yo, con mucha vergüenza, fui con la tía Alicia (madre de Carlitos) y entonces subimos. Era un cuarto muy bonito. Dormía con mi primo, Carlos de Borbón, que es muy simpático porque siempre está diciendo tonterías”.

Los otros siete, que conformaban el pequeño reino de aquel niño, eran Alonso Álvarez de Toledo, Jaime Carvajal y Urquijo, Fernando Falcó, Alfredo Gómez Torres, José Luis Leal, Juan José Macaya y Agustín Carvajal.

El infante fallecido estaba casado con Ana de Francia, una de los once hijos del Conde de París y a cuya boda, en la capilla real de Dreux, el 11 de mayo de 1965, yo asistí.

Se da la circunstancia de que Ana, la viuda, fue dama de honor de Sofía , en su boda con Juan Carlos en Atenas.

El matrimonio tiene cinco hijos, entre ellos el heredero, Pedro de Borbón dos Sicilias, duque de Noto, a quien, durante un tiempo, su padre apartó de la sucesión por casarse , contra su voluntad, con quien a el no le gustaba, incluso se negó a conocer a los nietos. ¡Eran otros tiempos! Otro de los hijos es Cristina, casada con Pedro López Quesada, y el único apoyo familiar de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin en estos duros momentos.

Al Infante de Gracia, le sobrevive su madre, doña Alicia, infanta por expreso deseo de Alfonso XIII, quien ha cumplido ya 98 años.

Cuando redacto esta crónica se ignora si el infante recibirá funerales de Estado y si será enterrado en el monasterio de El Escorial, como su padre.