Rajoy… menos que ninguno

Aunque soy hombre de letras, me he atrevido con la lectura de los nuevos Presupuestos del Estado para 2016. Una lectura que aconsejo por aquello de saber que se hace con nuestros dineros y como los reparten.

Un año más, resulta sorprendente conocer la diferencia, muy grande ella, entre lo que recibe el Jefe del Estado y el Presidente del Gobierno. Mientras el rey Felipe VI se le asignan 7.86 millones de euros para 2016, Mariano Rajoy tan solo 78,966 brutos al año de sueldo.

Hombre, injusto me parece que la diferencia entre quien tiene la obligación de gobernar el país y decidir, dando la cara, para que te voten con b ó con v, y quien solo tiene la representación del Estado sea nada menos que 7 millones de euros.

Se diría que esta cantidad es para su Casa y Familia, según la Constitución. Aún así, el sueldo de Felipe, como tal asignación personal, será de 239,204 euros, tres veces más que Rajoy. Incluso Letizia, cobrará 50,000 euros más y doña Sofía 27,000. El sueldo asignado para el rey emérito Juan Carlos será de 187,356, 108.000 euros más que el Presidente. Todos más que Rajoy ó Rajoy menos que ninguno.

Item más, eso de que la monarquía española con 7,86 millones es la más barata de todas las del entorno, no es cierto. Aquí no se incluyen muchas partidas que corren a cargo de distintos ministerios. Si los sumamos, los 7.86 millones que en los Presupuestos Generales del Estado le adjudican para el año próximo, la cifra puede ser superior a los 20 millones de euros.

Ni la más cara pero tampoco la más barata de todas las monarquías. Digamos que por debajo de la inglesa, la belga y la holandesa pero por encima de la sueca, la danesa, la noruega y, por supuesto, la de Luxemburgo. Nada comparable a la de Liechtenstein que no recibe ni un euro del Estado ya que lo paga todo el soberano.

Seamos honesto y claros. Para empezar, en el mantenimiento y gasto de la Casa Real española colaboran, nada menos, que seis ministerios:

EXTERIORES quien paga todos los viajes de todos los miembros de la familia, incluso los viajes caprichosos de Letizia.

DEFENSA que corre con el Cuarto Militar y ayudantes de los tres Ejércitos así como del personal sanitario, entre ellos médicos, ATS, etc.

INTERIOR con toda la seguridad de la Casa, que no es poca, ya que están incluidos todos los miembros de la familia incluso quienes prestan servicio a la infanta Cristina en Ginebra.

ECONOMIA y HACIENDA con el Parque Móvil y salarios de los 71 conductores así como gastos de mantenimiento y combustible de la flota.

PRESIDENCIA con los sueldos de 369 empleados y funcionarios así como cenas de gala y recepciones. A Presidencia pertenece también Patrimonio Nacional que corre con los gastos de todas las casas, Zarzuela, Pabellón, Palacio Real, Palacio de El Pardo, jardines, personal de mantenimiento así como agua, luz y gas.

¿En que se emplea entonces, descontados los sueldos asignados a los reyes reinantes y a los eméritos, el resto de los 7,86 millones de euros? Si nos acogemos a la prometida transparencia, deberíamos saberlo al detalle. En la Casa Real británica se especifica hasta los artículos de limpieza y el pienso para los caballos de la reina.

No vale el tópico ya manido de ser una de las monarquías más económicas. Caeremos en lo mismo de ser Felipe el rey mejor preparado de todos. Que no es exactamente así.

Si nos referimos a los reyes españoles, si lo está pero si le comparamos con los soberanos de su entorno, nos encontraremos con algunos mucho más cualificados ya que han pasado por universidades tan excelentes como Oxford, Berkley, Cambridge mientras el actual rey español lo hizo por la Autónoma de Madrid, donde estudió Derecho, que en el ranking de universidades internacionales casi ni figura.

Cierto es que en su haber cuenta con un master en Relaciones Internacionales por la universidad de Georgetown.

El paso por Washington no solo dio titulares académicos sino portadas en las revistas del corazón por su relación sentimental con la modelo americana Gigi Howard, en las playas caribeñas de Saint Martín, en la Semana Santa de 1995, junto a su primo Pablo de Grecia que se prometió entonces con otra americana, la rica heredera Marie Chantall Miller.