Podemos y la monarquía

El pasado 31 de enero, Podemos reventaba la madrileña Puerta del Sol y desbordaba las calles adyacentes, impregnando de evocadores tintes históricos la manifestación.

Comparando la foto fija de hoy con la del 14 de abril de 1931, solo encontré dos diferencias: una era en color y la otra en blanco y negro; también la fecha. Por lo demás, la misma multitud enardecida y ese mismo mar de banderas republicanas.

Mi pensamiento voló hacia La Zarzuela para preguntarme cual sería la impresión que tal manifestación estaba produciendo en don Felipe y si pensaría en el cobarde de su bisabuelo que, ese mismo día, decidió abandonar el trono, creyendo que había perdido.

De lo que no me cabe la menor duda, es que cierta preocupación si debió invadirle ante el espectáculo de la exaltación  republicana que estaba viendo en la televisión. Sobre todo, cuando Pablo Iglesias pidió a los manifestantes que no olvidaran este día. Como una advertencia de que podía ser otro 14 de abril. No quisiera pensar que la cuenta atrás de la monarquía puede que haya comenzado ya.

Sería bueno saber que si Podemos llega, un día, a La Moncloa, antes que después y más temprano que tarde, pediría un referéndum sobre la monarquía, con la esperanza de cargarse la Institución y proclamar la República. Esto lo debe saber el actual titular de la Corona.

Son muchos españoles los que se quejan y con razón que nunca fueron consultados sobre la forma de Estado. Cierto es que se refrendó y aprobó en referéndum el 6 de diciembre de 1978. Pero con “trampa”, ya que la monarquía como forma de Estado se incluyó en el paquete constitucional que se votaba.

¿Qué Podemos es republicano? No solo lo son los miles de personas que acudieron a la Puerta del Sol, agitando banderas republicanas (ni una constitucional) sino millones de españoles, algunos con cargos en el PP, como la delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, y otros muchos políticos. Incluso la familia de Letizia lo es ó lo fue. Como la consorte. A lo mejor su presencia, llegado el momento, sería positiva y necesaria para la monarquía. Ignoro si aquello que dijo Pablo Iglesias, en una entrevista con Évole, de que “Letizia quiere conocerme”, es verdad ó simplemente un deseo del líder de Podemos. Tampoco me sorprendería. No se renuncia así como así ni a los sentimientos religiosos ni a las ideas políticas.

De todas formas, una república es un sistema mucho más democrático que una monarquía, en la que el hijo hereda la Jefatura del Estado de su padre. Además, al Presidente de la República se le elige, al rey ni se le vota  con b  ni con v aunque, a veces, lo han botado, como a Alfonso XIII, sin ir más lejos. Por lo que se les debe exigir sean ejemplares.

Pero no olvidemos que la monarquía es un sistema medieval que ha llegado al siglo XXI, a veces, de manera positiva, sobre todo, si es constitucional, como en España, que no es poco y que ayudó a que la transición fuera pacífica y ordenada.

Solo por eso, el nombre del rey don Juan Carlos figurará siempre con letras de oro en el frontispicio de la historia de España.