Monarquía o República

Por vez primera, un gran jurista, Antonio Garrigues Walker, de ilustre familia española, responsable hasta ahora del más importante bufete de abogados de España y Portugal, ya que se trata de un despacho multidisciplina (abogados familia; abogados mercantil; abogados laboral; abogados civil; abogados penal …) ha declarado y por dos veces que: “Un día será necesario un referéndum sobre la Monarquía”. Y el 18 de octubre, en el trascurso de una entrevista de Rafael J. Álvarez en El Mundo, no solamente volvía sobre el mismo asunto sino que iba mucho más lejos al pedir un referéndum sobre Monarquía o República.

El señor Garrigues Walker no es sospechoso de ser un hombre de izquierdas. Muy al contrario. Por ello, lo dicho tiene una gran importancia.

No es la primera ni la única vez que se ha pedido este tipo de referéndum, aunque no es necesario pronunciarse por ese binomio. Pero sí por la Institución.

Muchos españoles, incluso simpatizantes de la Monarquía o monárquicos, se quejan que nunca fueron preguntados por la forma de Estado que deseaban ser gobernados. No vale que se diga que ya se manifestaron al votar la Constitución, olvidando que ésta iba incluida en un paquete y eso no vale.

Muchos políticos lo saben.

¿Por qué nadie se ha atrevido nunca a reformar la Constitución? Simple y sencillamente porque para ello es necesario disolver las Cortes y someter a la voluntad del ciudadano, en referéndum, la aprobación de la reforma, tan necesaria.

Pero se teme que éste se convierta en un plebiscito sobre la Monarquía y no solo sobre ese machista artículo 57.1 que discrimina a la mujer. Es la única Constitución europea que lo hace.

Posiblemente, la Monarquía recibiría el respaldo que ahora no tiene o no se sabe en qué proporción. Muchos jóvenes no es que estén contra la Institución, simple y sencillamente no la entienden. No entienden que el hijo herede, nada menos, que la Jefatura del Estado de su padre sin más respaldo que los derechos históricos y dinásticos.

Seamos valientes y sometamos, como dice Garrigues Walker, la Monarquía a un referéndum. Estoy convencido que el respaldo, si no mayoritario, sí suficiente para tener la “legitimidad” de la que ahora carece.

Talleyrand decía que “una Monarquía, para que funcione, debe ser gobernada por demócratas como una República por aristócratas”. No me cabe la menor duda que Felipe lo es. Como lo es su padre.

Imaginar es elegir. Adivina si puedes y elige si te atreves. ¿Monarquía? ¿República?