Adolfo Suárez se queda sin título

Se veía venir. Sobre todo, si tenemos en cuenta la Ley 33/2006 de 30 de octubre sobre igualdad del hombre y la mujer que suprimió el principio de preferencia del varón sobre la mujer en la sucesión de títulos.

De haber existido dicha ley, en 1978, cuando se votó la Constitución, en la Jefatura del Estado español, como reina, estaría Elena, con todo el derecho por ser primogénita. Pero fue su propio padre, el rey Juan Carlos, con un abuso de poder impropio de una monarquía democrática, quien le apartó del trono en beneficio de Felipe, el último llegado de los tres hijos.

Lo grave del asunto es que el título 57.1 de la Constitución dando la preferencia al varón sobre la mujer sigue vigente. Se trata de la única constitución europea, salvo la de Mónaco que ni es país ni monarquía seria, en la que se discrimina a la mujer.

A Leonor le ha salvado que su madre, Letizia, por edad, le sería difícil quedar embarazada. O terrible para la niña que naciera un hermano. Aplicando la Constitución, vendría al mundo con todos los derechos para ser Príncipe de Asturias.

Bien saben Felipe y Letizia que tal cosa sucedería. Aunque se reforme la Constitución. Y como las leyes no se pueden aplicar con carácter retroactivo, alea iacta est para Leonor.

También para Alejandra Romero que, hija de la primogénita de Adolfo Suárez, la malograda Mariam, le ha arrebatado el ducado a su tío Adolfo.

Este se lo merecía. Por llamarse Adolfo. Por apellidarse Suárez y por haber mantenido encendida, con su ejemplar comportamiento, la llama del recuerdo de su padre.

Aquí no ha sido necesario alterar el orden de los apellidos, como se hizo con Francis, nieto de Franco, por aquello de que siempre hubiera un Francisco Franco. Adolfo era Suárez desde que nació y lo ha seguido siendo a lo largo de todos estos años.

Aunque su padre ya no sabía quién era, su hijo procuraba que los españoles si lo supieran. Por todo esto y por mucho más, se merecía llevar el título que el rey Juan Carlos le otorgó. Pero la niña se lo ha arrebatado. Con todas las de la ley pero sin ápice de respeto a la memoria de su abuelo. Estoy seguro que Mariam hubiera renunciado al título en beneficio de su hermano, por aquello de mantener vivo el recuerdo de su padre. Ítem más, el Presidente siempre pensó en él, solo en él como heredero natural del ducado.

¿Alejandra Romero duquesa de Suárez? ¿Pero quién es?, se pregunta el personal.

Me consta que Adolfo Suárez Illana solicitó al Rey hiciera prevalecer, en esta ocasión y con carácter de excepción, el derecho a llevar el título. Zarzuela dio la callada por respuesta a esta petición, aunque al hijo de Suárez le asistiera la razón… histórica.