Rafael Spottorno, un hombre de estado

Hace quince días dedicaba esta columna a Rafael Spottorno, calificándole como “el mejor de la Casa del Rey” que no el mejor Jefe de la Casa de Su Majestad de los cinco que ha habido (lo fue el general Sabino Fernández Campo), cargo que viene ostentando desde septiembre de 2011 como sucesor de Alberto Aza, que pasó sin pena ni gloria.

Esta semana el ilustre diplomático ha hecho honores al alto puesto que ocupa en el staff de La Zarzuela.

Coincidiendo con el 76 cumpleaños de Su Majestad, ha accedido a una entrevista, en el programa “Audiencia Abierta” de Televisión Española. Es la primera vez que un Jefe de la Casa se presta a ello.

Como habrán advertido nuestros internautas en los resúmenes publicados, el señor Spottorno no ha eludido ninguna pregunta, incluso las referentes al “caso Nóos”. Según él, es “un martirio” para la Familia de tal envergadura que  ha pedido se cierre ya. “Entiendo  se han hecho todas las diligencias que tenían que hacerse y pienso que el señor magistrado entenderá que ya está en condiciones de cerrar el sumario”.

El admirado Rafael se olvida de que la desigualdad ante la ley si que es un “martirio” para la democracia.

Con todo el afecto y respeto que tengo por él, pienso que es injusto responsabilizar al juez Castro del retraso de la instrucción. La culpa no es suya sino de quienes están obstaculizando la investigación sobre la Infanta Cristina e impidiendo su imputación. Si en su día no  hubiera sido desimputada, todo habría sido mucho más fácil y, posiblemente, habría terminado ya.

¿Quién se acuerda de la imputación del secretario de las infantas, Carlos García Revenga, que lo sigue siendo? Lo mismo habría sucedido con la hija de don Juan Carlos.

Oponiéndose a ello, se ha obligado al juez Castro a buscar motivos para la imputación. Que haberlos… haylos.

Lleva razón el fiscal “defensor” Horrach , al decir que “nadie puede  ser inculpado por ser quien es”. Cierto es. Pero no menos cierto que nadie debe dejar de serlo. En este caso,  por ser la hija del rey. No olvidemos las palabras de Su Majestad en el mensaje de hace dos Nochebuenas: “La justicia es igual para todos”.

Dicho esto, no solo alabo sino que aplaudo las palabras de Rafael Spottorno, cuando, abordando el tema de la transparencia en la Casa Real, puntualiza que una cosa es la opacidad “como de una manera injusta viene calificándose las actividades de La Zarzuela y otra cosa es la discreción y la prudencia con la que el rey viene actuando para moderar o modular el funcionamiento de las instituciones”.

No hay la menor duda que en esta entrevista  Rafael Spottorno ha dado la talla de hombre de Estado. Repito, es lo mejor de la Casa.