Semana de aniversarios reales

Dos aniversarios, totalmente diferentes, serán objeto, esta semana, de la atención mediática. Incluso, durante la pasada, sobre todo los dominicales, se nos ha estado recordando no solo el cumpleaños de la Reina sino el aniversario del anuncio de la boda del Príncipe.

A ambos se les recuerda, este año, con especial y amplia información por ser la cifra números redondos: 75 en el caso del nacimiento de doña Sofía y 10 del compromiso de Felipe y Letizia.

Solo 24 horas separan un aniversario del otro. Como todo el mundo sabe, fue el 1 de noviembre de 2003 cuando, a las 19:20 horas, La Zarzuela emitía un comunicado anunciando, oficialmente, el compromiso matrimonial del príncipe Felipe con la periodista divorciada, hija de madre sindicalista también divorciada y nieta de un taxista.

¿Qué había sucedido para que la Casa hiciera público tal documento, siendo, como era, sábado y festividad de Todos los Santos? Simple y sencillamente, el temor, el pánico, de que la prensa, ante los rumores empezara a especular, con debates mediáticos, la decisión del heredero de casarse con una joven de biografía más polémica y negativa que la de Eva Sannum. (Y todavía no se había publicado el libro de su primo). Y ya se sabe las consecuencias de aquellos debates que hicieron imposible la boda de Felipe con la modelo noruega.

Por ello, el Rey se anticipó anunciando como HECHO CONSUMADO el compromiso. Después de esto, ¿quién era el guapo que se atrevía a polemizar con la decisión del Príncipe de casarse con quien quería y que, estos diez años ha demostrado, no era con quien debía? Por ello y desgraciadamente, el recuerdo de lo que podía haber de gozo aquel día, ya no es gozo.

Por el contrario, el aniversario del nacimiento de doña Sofía, el próximo día 2 hará 75 años, si que puede ser un gozoso recuerdo. Nunca, en una vida, ha habido tanto. Y tanta dignidad para afrontar dolorosas situaciones que la convirtieron en una sufridora esposa. Lo hizo con la profesionalidad que el propio Rey le reconoce.

Siempre ha intentado ser una consorte ejemplar, a pesar de las infidelidades y las amigas entrañables. Cierto es que, como madre, a veces se ha equivocado, amparando la boda del Príncipe y ayudando a que el matrimonio con Letizia funcionara. También se equivocó creyendo que Iñaki Urdangarin era un hombre bueno y de gran fondo moral. De aquella fotografía en Washington, posando con su hija y su marido, publicada en Hola, siempre se ha arrepentido.

Hoy marca las distancias, no solo con el yerno sino también con la nuera. Ella sabe que su vida es la vida del Rey y junto a él estará hasta que muera.

Contra la opinión de ciertos sectores, inclusos próximos o en La Zarzuela, ella mantiene que don Juan Carlos nunca abdicará. Morirá en la cama como Rey. Que así sea. ¡Larga vida a Su Majestad la Reina!

Los 75 años de doña Sofía son como esos amigos comunes que suelen hacer reconciliaciones.