¿Por qué la Reina no le ha acompañado?

De todos es sabido que la relación entre don Juan Carlos y doña Sofía es, desde hace mucho tiempo, muy difícil por no decir inexistente. No precisamente por culpa de las corinnas y otras amigas entrañables. La situación afectiva, entre ellos, es tal que las bodas de oro matrimoniales pasaron con más pena que gloria. No solo porque no había nada que celebrar ni tan siquiera, recordar.

A pesar de todo esto, a la Reina se le suele ver, de vez en cuando, junto al Rey en algún que otro acto institucional, of course. Por ello, ha causado gran sorpresa su ausencia en el viaje de Estado al reino de Marruecos, tan importante para nuestro país en todos los aspectos. No solo de buena vecindad sino de gran calado económico y diplomático. No olvidemos Melilla y Ceuta.

A pesar de su convaleciente estado de la “tornillería” (no ha podido prescindir de las muletas), el Rey ha viajado a Marruecos, en pleno Ramadán, acompañado de medio Gobierno, como reconocimiento de la importancia del país alauita para España. También de España para Marruecos. Y fue recibido por el rey Mohamed VI, como el hermano que es, con toda su familia en pleno.

La ausencia de la reina Sofía se hizo presente en la mesa de la cena familiar, ofrecida a don Juan Carlos en el palacio Dar es Salam, ya que en ella estaban no solo la esposa del Rey, Lalla Salma, sino también el heredero Muley Hassan, y los cuatro hermanos del soberano: Rachid, Lalla Meryen , Lalla Asma y Lalla Hasna. Solo faltaba ella.

¿Tan grave es la situación personal del Rey con su esposa para que, en esta visita de Estado, a doña Sofía no se le haya permitido estar? Pienso es una humillación gratuita. Mientras don Juan Carlos disfrutaba con la familia real marroquí, doña Sofía se lamía las “heridas” de las pitadas que había soportado durante su estancia en Asturias, acompañada del ministro Soria.

Querido Rafael Spottorno, ¿por qué no escogéis otros compañeros de viaje para estas visitas oficiales? Con este ministro y otros, el escándalo está asegurado.

¿Cuáles han sido los motivos para que la Reina no acompañara al Rey, teniendo en cuenta la magnífica relación de doña Sofía con la princesa Salma, esposa del rey Mohamed VI? ¿Es necesario que recuerde aquí los consejos que, en otra visita de Estado, le dio la Reina de España a la Princesa de Marruecos a propósito del rígido protocolo que la desplazaba de su papel como consorte?

Cierto es que doña Sofía es una mujer condescendiente. El día que comprendió que el tiempo había dejado su huella en el amor, se propuso seguir adelante, intentado convivir a solas si no con la persona si con el fracaso. ¡Qué pena!