La banda real

De un tiempo a esta parte, no se oye, en toda España, otra música que la de la banda real. No es, precisamente, una música celestial ni un prodigio de armonía.

Hasta ahora, era difícil saber que instrumento tocaba cada profesor de esta banda real que más parece la del “empastre”, agrupación cómico-musical valenciana (en Valencia tenía que ser) famosa por el desorden caótico de sus interpretaciones. También la tuna de la facultad de ciencias empresariales.

Esta semana, con el gran concierto celebrado en Palma de Mallorca, bajo la dirección del dúo Castro-Horrach, se ha clarificado quién es quién en la banda y qué instrumento tocaban: unos de viento y todos de re-percusión.

Rey don Juan Carlos: Nadie cogía un instrumento sin informar, previamente, al “patrón”, como le llaman los suyos. Algunos de los integrantes de la banda así lo han declarando, colocándole en una difícil situación.

Iñaki Urdangarin: Utilizó su boda con la hija del Rey como un cheque al portador, rentabilizando, en beneficio propio y de su esposa, la condición de yerno real. La ambición, sin estética, sin ética, sin pudor y sin vergüenza, le convirtió en un ludópata de los dineros. El más importante miembro de la banda.

Infanta Cristina: La tonta útil pero no inocente. Su presencia en la banda, casi siempre era obligada y necesaria, en todos los conciertos de cuya recaudación era beneficiaria. El clamor para que la imputen es nacional. Si no se atreven, por aquello de “no estigmatizarla”, la propondrán como prueba de testigo, que es peor. Se equivocan quienes impiden su imputación.

Diego Torres: Responsable de la dirección, compartida ella, con Iñaki y compositor de muchas piezas que la banda interpretaba. Sabía tocar todos los instrumentos, utilizando a su discípulo como conseguidor real.

Ana Tejeiro: Ejemplo clásico de esposa fiel. Como Cristina, ha sido en esta banda el más importante apoyo aunque no se sabe qué instrumento tocaba pero su participación en los conciertos era total.

Carlos García Revenga: secretario de las infantas en el epicentro del núcleo decisorio de la programación de la banda. No cobraba pero controlaba todo. No solo como administrador del conjunto musical sino como consejero de la casa del “patrón”, que abría muchas puertas.

Su relación y confianza personal con el profesor Urdangarin era tal, que fue el destinatario de correos tan vulgares y ofensivos para el título de la esposa, como lo del duque em … Palma … do. O del correo anunciándole, en broma of course, que iba a dedicarse de lleno al ciclismo. Para ello, le adjuntaba una fotografía de mujeres desnudas en bicicleta. Puro machismo.

Conde Fontao: Asesor jurídico e inspector, por orden superior, de la banda. Puede ser llamado como imputado o como testigo para responder a su actuación colateral en los conciertos. Tampoco se sabe qué instrumento tocaba, a lo mejor, el bombo. Al parecer aconsejó a Iñaki se apartara de la banda y dejara de tocar los cojones al patrón.

Corinna: La novedad de esta semana, después del concierto de Palma, ha sido la figura emergente de Corinna, hasta ahora conocida como “la amiga del rey”. También la socia de Urdangarin, por consejo del “patrón”.

Y doña Sofía: A pesar de su conocimiento y pasión por la música, jamás contaron con ella en los conciertos. Siempre apoyó y defendió a su hija, a su yerno (un profesor “bueno, bueno, buenísimo”) e incluso al “patrón”, que siempre la consideró una gran profesional. Todos le han engañado. ¡Pobre reina! Yo que ella, haría mutis por el foro con un real corte de manga.