La “crisis” navideña en La Zarzuela

España está viviendo la peor crisis económica de su historia. Cientos de miles, por no decir millones, de ciudadanos no solo se encuentran en el umbral de la pobreza sino en la pobreza misma. Pero la crisis no afecta a todos los ciudadanos por igual. A unos más que a otros y a algunos, nada.

Entre estos, a la Familia Real, entendiéndose por tal al Rey, a la Reina, al Príncipe Felipe y a su inefable consorte Letizia. Todos ellos han felicitado a los españoles con los tradicionales christmas. Los soberanos con una reproducción de un portal de la Biblioteca de El Escorial, sobre “La adoración de los pastores”. Con mula y buey. El príncipe y esposa, con una fotografía de sus preciosas hijitas, Leonor y Sofía. Las imágenes son del polémico reportaje que se publicó, con motivo del 40 cumpleaños de mamá.

La dedicatoria de éstos, no tiene desperdicio: “Muy felices fiestas de Navidad y que la alegría y la esperanza que traen (¿?) nos de a todos mucho ánimo y fortaleza para el año nuevo 2013″. Firman Felipe, Letizia, Sofía y Leonor. La interrogación es de este periodista. La tarjeta de los reyes, simplemente “Felices Pascuas y año nuevo 2013″

Las infantas Elena y Cristina han preferido mantenerse al margen ya que, por culpa del impresentable Urdangarin, ya no son familia real sino familia del rey. Como tales, no les corresponde felicitar oficialmente al personal. Sobre todo los duques de Palma. Seria toda una provocación. Cierto es que no mayor que la de la presencia de Iñaki con la Familia en la puerta de la Clínica San José Madrid, donde el rey se recuperaba, posando todos felices y contentos como si no pasara nada, pasando tanto.

Lo que ha indignado a la opinión pública es que doña Sofía, de un tiempo a esta parte se está equivocando demasiado, como Letizia hayan decidido hacer las compras navideñas, en Londres la soberana (según la Rigalt viajó con doncella y peluquera); la consorte en Miami y Nueva York, con una panda de amigas “que la arropan”, protegen y defienden como auténticas cortesanas que son. Las dos, con media docena de escoltas pagados por todos los españoles. ¡Vaya ejemplo de austeridad! Como si en Madrid no tuvieran el Corte Inglés.

Mi compañera Consuelo Font publicaba en El Mundo que la estancia de Letizia en Florida fue para someterse a retoques de estética, a los que tan aficionada es. Son los riesgos y exigencias de este tipo de cirugía que, como el rascar, todo es empezar. Mucho me temo que acabara como la Preysler. ¡¡Vaya frivolidad la de Leti con lo bonita que era al natural!! De seguir así, habrá un día que alguien diga: “tu cara me suena”, como recuerda Marivi Fernández Palacio en su blog. Y lo que es peor, que, dentro de un tiempo, parecerá irreal por muy real que sea.

Si por matar a un elefante enfermo, sin coste alguno ya que iba de invitado, al rey se le armó la de dios es cristo, obligándole incluso a pedir perdón y prometer no volverlo hacer, que ya fue humillante, ¿como habría que reaccionar ante la provocadora insensibilidad de las dos consortes reales de compras en el extranjero? ¡Vaya ejemplo! Con la que está cayendo. ¿A qué se va doña Sofía a consumir en el Reino Unido con lo fatal que está el comercio en su propio reino? , escribió en El Mundo Luz Sánchez Mellado.