¿Es o no la heredera del heredero?

Tal como se realizó el operativo del viaje a Palma de Mallorca el pasado viernes, parece que Leonor es tan solo una nieta, uno de los ocho nietos del rey: dos de la infanta Elena; cuatro de la infanta Cristina y dos del príncipe Felipe.

Si fuera la heredera del heredero, del Príncipe de Asturias, como así se dijo cuando nació, se aplicaría el protocolo imperante que, para estos casos, existe en todas las monarquías hereditarias: nunca viajar en el mismo avión el titular y su heredero. Por razones obvias. Un accidente dejaría descabezada la monarquía.

Así fue el pasado año cuando la infanta Leonor se trasladó a Palma para disfrutar de las vacaciones estivales en el avión de don Juan Carlos en el que también viajaron Letizia y su  hija Sofía. Mientras, don Felipe lo hacía  en otro avión.

Si, por todo lo que está sucediendo, la Familia Real española ya no es lo que era, la Institución parece que tampoco le preocupa el futuro.

De no ser así, el príncipe no hubiera viajado a Mallorca con sus dos hijas en el mismo avión mientras la inefable Letizia lo hacía dos días después.

En Zarzuela dicen que no existen normas establecidas. Pero que este columnista sepa, don Juan Carlos y su hijo siempre lo hacen por separado. Normal. De otra forma sería irresponsable.

Imaginemos, por un momento , si el pasado viernes el avión en el que viajaba el príncipe y sus hijas hubiera tenido un accidente. Automáticamente, la infanta Elena se habría convertido en la Princesa de Asturias, ya que en la lista de sucesión al trono figura en cuarto lugar , tras su hermano Felipe y sus sobrinas Leonor y Sofía. Froilán aparece en quinto lugar.

Siempre habrá quien diga ¡cuan largo lo fiáis! Lleva razón. Si para muchos, incluido el rey, la incógnita está en si los juancarlistas serán felipistas mañana, mucho más difícil pensar en Leonor como la heredera del heredero.

Hoy por hoy, deseemos larga vida a Su Majestad. Por el bien de la monarquía. ¿El futuro? Al tiempo le pido tiempo que el tiempo dirá.