La abuela ¿imputada?

Cuando la infanta Elena se divorció debió ser para Letizia un alivio. Ya no era solo ella la divorciada de la Familia Real. Eran dos. Aunque no tenía nada de malo, se trataba de la primera vez que esto sucedía en la Monarquía española. No olvidemos eso de mal de muchos…

Ítem más: cuando Iñaki Urdangarin fue imputado, la consorte del príncipe Felipe debió sentir si no satisfacción, nadie se alegra del mal ajeno y menos cuando afecta tan directamente, pero si cierto e íntimo orgullo de clase: pobres pero honrados.

Mientras un miembro de la familia Borbón tenía que rendir cuentas a la justicia por presuntos delitos económicos, la familia Ortiz Rocasolano nunca nada que ver con los tribunales.

Hasta ahora. Porque hoy, en el juzgado de Cangas debería acudir a declarar ¿cómo imputada? y a instancias del Fiscal Jefe de Asturias, Menchu Alvarez del Valle, la abuelísima de Letizia que se hizo muy famosa por aquella teatral lectura de la Carta a los Corintios en la boda de la nieta.

¿El motivo? Un presunto alzamiento de bienes. La demandante, Sandra Ruiz.

El alzamiento es, al parecer, por los derechos de herencia de sus hijos Jesús y Henar. Según mi informador, quien realizó la operación fue el padre de Letizia para evitar un embargo del banco Banif por importe de 150.000 euros.

El tema no es agradable para la consorte principesca. Como tampoco lo de Iñaki Urdangarin para el príncipe Felipe. Salvando las distancias, of course.

Por otro lado, Jaime del Burgo, el reciente marido de la hermanísima Telma, en una carta a El Mundo, publicada el pasado sábado 14, amenazaba con llevar a los tribunales a todos aquellos medios que publicaron fotografías “robadas” de la celebración de su boda en un palacio cercano a Roma, a la que asistieron el príncipe Felipe, Leticia y sus hijas así como las familias Ortiz Rocasolano y Del Burgo en pleno.

“Es como si alguien te roba la cartera y la vendiera después en un mercadillo”, escribía el inefable Jaime del Burgo. Y la advertencia iba para el presidente, vicepresidente, y director general de RBA, compañía propietaria de la revista Lecturas; para el director general de Hearst Magazines, propietaria de Diez Minutos y también para el presidente y director de Hola.

Pero el mayor ataque lo hacía contra Paolo Vasile, consejero delegado de Tele 5. Ataque totalmente injusto ya que se trata de una cadena que no ha ofrecido imágenes de la celebración en el palacio romano alquilado por el cuñado de Letizia. Y en la carta demostraba un odio visceral e injustificado contra el responsable de Mediaset.

Esto me ha recordado la querella de Telma contra cincuenta medios españoles. Perdió hasta las costas.

Ultima hora: La comparecencia de Menchu Alvarez del Valle en el Juzgado de Cangas para responder a un presunto delito de levantamiento de bienes ha sido pospuesta para el próximo viernes.