¡Salvar a la Infanta!

Mientras que el fiscal anticorrupción exculpa a la infanta Cristina porque, según él, “no conocía los delitos de su marido”, la opinión pública piensa que sí. Porque si no conocía los presuntos delitos de su cónyuge, que le han llevado ante el juez y que puede dar con sus huesos en la cárcel, nadie se explica que siga a su lado además con tanto amor. Tampoco como no se ha separado ya de él, después de saber el daño que le ha hecho no solo a ella sino a su padre el rey, a la Institución y a la Familia Real a la que sigue perteneciendo con títulos, honores y privilegios.

Por culpa de la conducta de su marido y su permanencia junto a él, se empieza a cuestionar la monarquía por la opinión pública, seriamente dañada con el “caso Urdangarin”, que la ha desmitificado a ojos de los ciudadanos.

Según El País “hace tres meses el 83% de los encuestados aseguraban que las actividades del yerno del rey no afectaban a la imagen de la Corona. Ahora esa imagen ha bajado 11 puntos”.

Hace también tres meses solo el 13% decía que esos hechos empeoraban la imagen de la monarquía mientras ahora es el 20%.

Igualmente existe la impresión mayoritaria de que el yerno es mejor tratado por la justicia que el resto de los ciudadanos.

Va a ser verdad lo que escribía Eduardo San Martín: “En ocasiones un sentido profundo de la igualdad exige un trato desigual”.

Hay argumentos jurídicos para que la infanta sea citada como imputada y acudir con un abogado. ¿Ha contratado La Zarzuela a mi admirado amigo el ex fiscal Gordillo en el caso de que la duquesa de Palma fuera llamada a testificar? Tal parece. No solo porque era secretaria del consejo de la empresa Aizoon, propiedad al 50% con Iñaki, sino porque esta empresa radicaba en su vivienda del palacio de Pedralbes. Además, y como reconoce la Fiscalía, doña Cristina de Borbón y Grecia aparece también como vocal de la junta rectora.

Si no fuera citada, no ya como imputada sino solo como testigo, ¿con que derecho pueden sentar en el banquillo, próximamente, a Isabel Pantoja y a Mayte Zaldívar, se pregunta el personal? Sus nombres no aparecen nunca en los papeles de Julián Muñoz.

Pienso que a los abogados se les ha puesto muy fácil la defensa de sus clientas. Aunque todavía no existe jurisprudencia sobre el caso, si declaraciones al respecto.

No olvidemos que Su Majestad el rey don Juan Carlos dejó bien claro que la justicia es igual para todos. La comparecencia de Iñaki ante el juez es un ejemplo de lo que dijo.

O es que, como escribe Josep Ramoneda, “el objetivo principal de la Corona es, ahora, salvar a la infanta por aquello de que las monarquías siempre se protegen con criterios de sangre”.

Sería injusto que el problema fuera tan solo de los sobrevenidos. De los adosados. De los consortes. ¿Del fracaso del matrimonio de la infanta Elena el único culpable fue Jaime Marichalar? Pues más bien va a ser que no.