La culpa no es solo de Letizia

Que la monarquía aparezca, por vez primera, con un suspenso en una encuesta del CIS, es preocupante. El que, de cada diez españoles, solo 4.89 confíe en la Institución, la culpa no puede ser solo de Letizia. ¡Ni mucho menos! Aunque, con su matrimonio con el príncipe, la igualó tanto por abajo que esto puede ser uno de los motivos.

Pienso que, además, otros han sido los factores para tal “desamor”. ¿El más significativo?: la conducta, no precisamente ejemplar, del yernísimo Iñaki Urdangarin, rentabilizando, económicamente, su relación tan directa con don Juan Carlos.

Como nuestros internautas saben muy bien, existen tres grados de parentesco: Familia Real, familia del rey y parientes.

La Familia Real está compuesta por los reyes, sus hijos y consortes y hermanas.

La familia del rey por tíos, primos y sobrinos.

El resto de los Borbones, parientes son.

No salpica lo mismo que un yerno, llamado también hijo político, se vea envuelto en problemas de la presunta gravedad del marido de la infanta que uno de esos “borbones de El Corte Inglés”, como calificaba José Luis de Vilallonga a todos esos que presumen ser lo que no son.

El divorcio de la infanta Elena, las relaciones, digamos exclusivamente “profesional” de don Juan Carlos y doña Sofía y alguna impaciencia del príncipe Felipe (“Ya estoy preparado…”) han podido pesar en la encuesta. También si entre los encuestados ha habido jóvenes. Para estas nuevas generaciones, la monarquía les dice poco. Aunque la respeten. De todas formas, este resultado no es tan negativo. Las adhesiones inquebrantables y los resultados al cien por cien siempre son sospechosos.

Lo que más ha sorprendido, al menos a este columnista, es que la Institución esté por debajo de la prensa, un colectivo no precisamente ejemplar. Unos por exceso y otros por defecto.

Los periodistas cortesanos nunca salvarán a la monarquía. Los críticos tampoco se la cargarán. Al menos mientras viva don Juan Carlos. La incógnita está en los juancarlistas. ¿Serán felipistas mañana? (¿)