No a la tala, no al bautizo

A mi querida Carmen Cervera, Tita para los íntimos y baronesa por matrimonio, le pasa lo que a Belén Esteban (salvando las distancias, of course): sabe administrar como nadie los problemas de su vida íntima y familiar para mantener la atención y la tensión mediática. ¡Lo que digo! Tenía que haber sido periodista. Ya casi […]