Y todo por… seis mil euros

En muchos programas de televisión, algunas personas, personajillos y famosetes se dejan insultar durante quince, veinte ó sesenta minutos a cambio de unos cuantos miles de euros.

Lo que no es ya normal ni aceptable y si humillante es que un hombre que trabaja 24 horas sobre 24, que se pasa todo el día de la ceca a la meca y con reuniones continuas, durmiendo con el teléfono rojo en la mesilla de noche no sólo se le critica sino incluso se le insulta sin piedad y sin respeto por 6.000 euros brutos al mes, menos el 15%. ¡Una miseria!

Mucho, muchísimo menos que Su Majestad el Rey y que los presidentes de las comunidades autónomas.

Puede que ustedes no se lo crean pero, en los Presupuestos Generales del Estado para 2011, la cantidad asignada al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, es de… 78.185 euros al año, 6.515 euros brutos al mes, con una reducción del 15% y sin pagas extraordinarias. Una vergüenza de salario, frente a los 8.43 millones de euros del Rey. Y eso que para el próximo ejercicio se le ha rebajado un 5.22%, lo que supone 466,000 euros menos.

Cierto es que esta cantidad es para el mantenimiento de su Familia y Casa aunque la cifra es mucho mayor ya que aquí no se incluyen los sueldos de todos los funcionarios -el ciento y la madre- que prestan servicio en La Zarzuela y que pagan los ministerios respectivos a los que pertenecen: Los diplomáticos, a Asuntos Exteriores; la seguridad, a Interior; los militares, a Defensa…

No tengo por qué recurrir a cifras comparativas con otras casas reales europeas o “con el club de fútbol Celta de Vigo”, como hace la compañera cortesana de ABC, Almudena Martínez, para reconocer que no me parece ni mucho ni poco sino lo necesario para mantener la Jefatura del Estado con dignidad.

Lo que yo no sabía es que el Príncipe de Asturias recibiera retribución fija alguna, como su padre, según la compañera. Es más, varias han sido las veces que he pedido que don Felipe, al igual que casi todos los herederos, reciba una asignación dentro de los Presupuestos Generales del Estado, independiente de la que recibe su padre, el Rey. Hasta ahora, yo creía que la recibía del dinero de papá.

Me imagino que en la transparencia informativa que se ha prometido en lo referente al tema de los dineros, nos enteraremos, por fin, como lo distribuye el Rey: Cuánto para su sueldo, para el sueldo de la Reina, el del Príncipe y hasta el de la consorte, amén de otros gastos a justificar.

De un tiempo a esta parte lo viene haciendo la reina Isabel de la Gran Bretaña. Gracias a ello, los ingleses se han enterado hasta lo que gasta en artículos de limpieza. Y, desde el pasado mes de septiembre, será el gobierno quien, a través del ministerio de Cultura, llevará el control de sus finanzas y tendrá la última palabra sobre las partidas y su particular gasto.

Pero volviendo a las cifras comparativas, no es de recibo lo que cobra el Presidente. Con mucho más trabajo, responsabilidad y disgustos que Su Majestad. Siento escribirlo, pero es así.

Con los 6.000 euros no se compran ni las críticas ni los chistes ni las viñetas ni las crueles críticas. No es de recibo que al Jefe de Gobierno se le pueda, incluso, insultar y descalificar y al Jefe de Estado ni se te ocurra.

Cierto es que el presupuesto de la Presidencia del Gobierno y de los ministerios no es el sueldo del Presidente y de los ministros. A diferencia de la Casa Real sí se sabe lo que cobra el jefe de Gobierno y cada uno de los titulares de los ministerios, empezando por los 78.185 euros/año brutos de ZP, los 73.486 de los vicepresidentes y los 68.781 de cada ministro (5.758 euros brutos al mes).