Los intocables

Según el Artículo 56.3 de la Constitución Española, de 1978, “la persona del Rey es inviolable y no está sujeta a responsabilidad”. Resumiendo: Es irresponsable ante la Ley y sus actos no podrán nunca ser sometidos a juicio.

Se trata de uno de los polémicos artículos, inadmisible el, junto al machista 57.1, referido a la sucesión al trono “siendo preferido siempre el varón a la mujer”.

Es el único país donde se la discrimina, constitucionalmente. Víctima de este artículo o para saltársela, es la infanta Elena, quien, de no existir el citado artículo, le correspondería con todo derecho ser la heredera, la Princesa de Asturias.

Cada vez que  releo este artículo referido a la Corona, pienso en la ministra Bibiana Aido, en permanente lucha por la igualdad de la mujer, como buena feminista que es.

¿Qué espera para llevar al Congreso, si no la reforma de la Carta Magna, que ningún partido ni de izquierda ni de derecha en el gobierno se ha atrevido nunca a abordar, al menos, una enmienda a tan ofensivo y discriminatorio artículo?

Desgraciadamente, no sólo en España cuecen habas, en el terreno constitucional. También en la democrática Suecia.

Estos días y por culpa de la princesa heredera, la indignación en el país es grande, a causa de las declaraciones del Jefe de la Fiscalía Anticorrupción referidas a ella.

Como saben nuestros internautas, Victoria, la primogénita del rey Carlos Gustavo ha sido acusada de corrupción. Se trata de la única mujer que será, en un futuro de este siglo, Jefe del Estado como reina reinante, junto al príncipe Felipe en España, Guillermo en los Países Bajos, Haakon en Noruega, Federico en Dinamarca, y el otro Felipe, en Bélgica.

¿El motivo?: Aceptar que un multimillonario sueco pagara su viaje de novios, tras contraer matrimonio con su entrenador personal, Daniel Westling.

No solo puso a disposición de la pareja real su yate, su jet privado y sus lujosas mansiones en paradisíacas islas en el Pacífico, sino que corrió, con todos los gastos de hoteles en los países que visitaron. ¡Inadmisible!

Pero, la indignación aún lo es más estos días cuando se ha hecho público que no es posible considerar el delito porque “la realeza no entra en el marco de la ley”.

Resumiendo: la Familia Real sueca, que no solo el Rey, está por encima.

La prensa ha sido unánime calificando a la parejita como “los intocables”.

¿Son intocables también los miembros de la Familia Real española, como Felipe y Letizia?

Ante todo esto, muchos pueden pensar que mejor una república.