Bodas Reales en la Casa Blanca

A lo largo de mi vida profesional he cubierto todo tipo de acontecimientos: guerras, terremotos, viajes de los reyes, coronaciones, entierros y también … bodas reales. Con la reciente de la heredera del trono de Suecia, creo que son ya 46. ¡Todo un record!

Entre estas, la boda de una “princesa” norteamericana, sí, como lo leen: la de Patricia Nixon con Edward Cox, en junio de 1971.

Fue una de las pocas bodas celebradas en la Casa Blanca, con tarta de 160 kilos y cobertura mediática total. Con decir que los novios llegaron a ser, incluso, portada de la revista Life.

Pocos días después comenzaría el calvario del Watergate que acabaría con la carrera política de Richard Nixon.

La anterior boda, en el escenario de la mansión presidencial, fue la de Alice Roosevelt, hija de Theodore Roosevelt, en 1906.

George Bush  también casó a una de sus hijas gemelas, Jenna, con el joven Henry Hager, el 19 de agosto del 2007, siendo todavía presidente. Pero la novia se negó a casarse en la Casa Blanca. Prefirió el rancho de su padre en Crawford. Para ello, el presidente mandó construir un altar de piedra que el mismo diseñó.

De los 44 mandatarios norteamericanos habidos hasta hoy, solo uno contrajo matrimonio en la Casa Blanca en el ejercicio de su mandato: el presidente Grover Cleveland. Se da la circunstancia de que fue elegido dos veces no consecutivas. La primera de 1885 a 1889; la segunda, de 1893 a 1897. Y lo hizo con la joven Frances Folsom , quien fue la primera dama más joven de la historia de Estados Unidos.

Anteriormente, contrajo matrimonio pero no en la Casa Blanca el presidente John Tyler (1841 – 1845) . Se da la circunstancia de que su primera esposa, Leticia, falleció en la mansión presidencial. Y un año después se casó con Julie Gardiner.

En España solo un presidente de gobierno ha casado a una hija, aunque no en el Palacio de la Moncloa: José María Aznar. La boda de Anita, con Alejandro Agag, en el Monasterio de El Escorial, fue de las que no se olvidan. Tal parecía la boda de una infanta, con la presencia de los Reyes de España, altos mandatarios europeos y lo mas selecto de la sociedad española aunque también había algún que otro corrupto, algún que otro canalla. Fue una pasada que tuvo un alto coste no solo económico sino político. Pregunto: ¿qué padre no tira la casa por la ventana en la boda de su primera hija? El último en hacerlo ha sido el ex presidente Clinton. De la boda de su hija, este periódico ha ofrecido amplia información, por lo que huelga insistir sobre ello.

No podemos olvidar aquí al general Franco quien, en pleno ejercicio de su dictadura , casó, en el Palacio de El Pardo, primero a su hija Carmen con el marqués de Villaverde y, posteriormente, a su nietísima, María del Carmen, con Alfonso de Borbón, después de haber convertido el palacio en un paritorio: en el nacieron todos sus nietos.

Por el contrario, en el Palacio de La Zarzuela solo se han celebrado bautizos: los de los hijos y nietos de los reyes. También las primeras comuniones de Elena, Cristina y Felipe.

Las bodas, como todo el mundo sabe, se celebraron en Sevilla la de Elena; en Barcelona la de Cristina y en la catedral de La Almudena la de Felipe.