¿Qué efecto tiene comer una onza de chocolate en el organismo?

Onzas de chocolate

¿Qué efecto tiene comer chocolate? ¿Cuál es la reacción del cuerpo cuando nos comemos una onza? ¿Tendríamos que evitar su ingesta o se trata de un dulce al que no hay que tener tanto miedo? Sigue leyendo y te lo contamos.

Antes de nada, recuerda que, el chocolate, como prácticamente cualquier alimento, no supone un problema si lo comes de manera controlada. Todo, en exceso, acaba provocando malas reacciones. Dicho esto, te diremos que, el chocolate, no es tan malo como puedas imaginar. En realidad, tiene beneficios para el organismo que seguro que te gustaría descubrir.

Mejora el estado de ánimo

Incluso con el paso de los años, los científicos no han llegado a una conclusión definitiva acerca del motivo por el cual el chocolate consigue mejorar el estado de ánimo. ¡Es un misterio! Lo cierto es que hay varias posibles razones. Una de ellas se encuentra en la presencia de sustancias como los polifenoles que se ocupan de luchar contra los radicales libres y que resultan muy beneficiosos para el organismo.

Pero también hay otros componentes del chocolate que ayudan a la mejora del estado del ánimo. Otros expertos dicen que el motivo por el cual mejora el ánimo comiendo este dulce es porque se trata de un alimento que produce ese tipo de satisfacción. Es decir, que no hay una combinación en sustancias que dispare el estado de ánimo, sino que es todo mental. A la hora de la verdad, el motivo puede ser una combinación de ambos aspectos.

Nos da un aporte de energía

El chocolate tiene estimulantes, pero en bajas cantidades. Este es el motivo por el cual no se recomienda darlo a los niños por la noche antes de que se vayan a dormir, puesto que sus cuerpos se revolucionarán al no estar acostumbrados al efecto de la cafeína.

No obstante, no pienses que el chocolate está cargado de cafeína y que puede ser el sustituto ideal de un café o de una bebida energética. Para que te hagas una idea, y volviendo al enunciado del texto, te podemos decir que una onza de chocolate tiene exactamente 23 miligramos de cafeína. Si hacemos una comparación, una taza de café tiene 100 miligramos, por lo que hay una diferencia evidente. Asimismo, piensa que, si el chocolate que comes es con leche, la cantidad de cafeína se reducirá hasta 6 miligramos.

Otro de los componentes del chocolate que aporta cafeína es la teobromina, que tiene un efecto mucho menor, pero que también aporta su dosis de energía en la ingesta de chocolate.

Se reducen los riesgos del corazón

¿Quién te iba a decir que gracias al chocolate podrías evitar riesgos del corazón? Lo que lo logra son los flavanoles que se encuentran en el chocolate y que ayudan a tu organismo por medio de un gran aporte de antioxidantes.

Lo que hacen los flavanoles es mejorar la circulación sanguínea y reducir la presión arterial, así como la resistencia que tiene tu cuerpo a la insulina. Los efectos de ello se notan a largo plazo y, aunque no tiene que significar que gracias al chocolate evitarás riesgos, sí que te beneficiarás de un poco de apoyo. Un estudio en cuestión descubrió que comer 3 onzas de chocolate a la semana reducía los riesgos de enfermedad cardiovascular.

Pero hablamos de 3 onzas semanales, porque una cantidad superior derivaría en poder sufrir otros problemas. Como decíamos antes, parte del secreto de la ingesta de chocolate se encuentra en el equilibrio y en hacerlo de una manera controlada.

Ayuda a que tu cerebro funcione mejor

El cacao que hay en el chocolate se ocupa de que tu cerebro tenga una inyección de apoyo que hará que pienses mejor y que puedas tomar decisiones más acertadas. Lo que beneficia al cerebro es la alta cantidad de magnesio que tiene el chocolate, sobre todo el puro y no el que tiene leche. El magnesio mejora el rendimiento de tu cerebro tanto de manera directa como indirecta.

La forma indirecta es al mejorar el flujo sanguíneo de los vasos sanguíneos. Eso favorece a que el cerebro reciba un impulso notable que ayudará a que te encuentres más activo y que pienses mejor.

También hay efectos negativos

Claro está, si comes demasiado chocolate dejarás de lado los beneficios y empezarás a sufrir las consecuencias negativas. Lo más claro es que si te pasas con la ingesta de chocolate ganarás peso. No olvides que el chocolate tiene una gran cantidad de azúcar y de grasas, por lo que en grandes cantidades resulta nocivo para el organismo, sobre todo cuando te das atracones de golpe.

Además, el chocolate no es recomendable para personas que tengan el colon irritable, mientras que tampoco ayuda en casos en los que sufras reflujo gastroesofágico. En este tipo de casos la cantidad de chocolate que se come se tiene que controlar todavía más.