¿Cómo solicitar el bono cultural?

Cómo solicitar el bono cultural

En julio de este año se ha introducido en el país el bono cultural, una de las iniciativas que más se están aplaudiendo entre los jóvenes. Al fin y al cabo, se trata de un bono de 400 euros para gastar en productos que encantan a todo el mundo y que enriquecen culturalmente. ¿Pero qué hay que hacer para aprovecharse de esta iniciativa?

Ten en cuenta, lo primero, que el bono cultural tiene un plazo máximo del día 15 de octubre, así que te tienes que dar prisa si quieres disfrutar de él. La buena noticia es que se entrega a modo de tarjeta, por lo que su utilización resulta de lo más sencilla.

¿Cómo se solicita el bono cultural?

El primer paso es entrar en la web oficial del Bono Joven Cultural y hacer clic en la parte de la derecha donde se indica “Pincha aquí para solicitarlo”. El bono está dirigido a aquellos jóvenes que nacieran en 2004. Los que tengan los 18 años deberán hacer uso de la Cl@ve PIN o la Cl@ve Permanente o e DNIe o un certificado electrónico para proceder al registro.

Por su lado, los usuarios que todavía no hayan cumplido los 18 años, tendrán que hacer uso de la Cl@ve PIN o la Cl@ve Permanente mediante un registro avanzado que tienen que solicitar presencialmente con la presencia de un tutor. Los jóvenes que lo prefieran pueden dejar en manos de sus padres la solicitud del bono cultural.

Cumpliendo con uno de estos requisitos de registro es muy fácil solicitar el bono cultural. Este se recibirá en forma de tarjeta de prepago cargada con los 400 euros de los que está formado el bono.

¿Cómo se puede gastar el dinero del bono cultural?

Es importante recordar que el bono cultural solo se puede utilizar en productos de cultura. Además, se han establecido cuatro márgenes de gasto para entender la manera en la que hay que gastar el importe con el que está cargado el bono.

El grueso del bono lo vamos a utilizar en artes culturales que se desarrollen en vivo, en artes audiovisuales, en patrimonio cultural, entradas, conciertos, museos, cine o bibliotecas. Son 200 euros que seguro que terminan muy bien invertidos a la vista de todas las oportunidades interesantes que hay donde gastarlos. Además, se puede rentabilizar al máximo.

El cine, por ejemplo, está ahora en promoción y se pueden conseguir entradas a precio realmente bajos. Si por 3,5 euros tenemos una entrada de cine y contamos con 200 euros, calculamos que podemos ir al cine más de 50 veces. Seguro que no hay películas suficientes para poder usar el dinero solo de esta forma, así que también se recomienda, por ejemplo, ver un musical.

Los siguientes 100 euros se utilizarán para productos culturales que se comercialicen en formato físico. Esto incluye videojuegos, revistas, periódicos o libros, entre otras cosas. Con eso ya habremos gastado 300 euros de los 400 euros que nos está dando el bono.

Por último, esos 100 euros restantes son para que los invirtamos en productos que se compren de manera digital. Este grupo es bastante amplio, dado que se incluye en el mismo cualquier tipo de suscripción cultural que queramos hacer, como pagar una cuenta de Netflix. También están aceptados los pagos de alquileres esporádicos o el acceso a plataformas no solo de cine, sino también musicales. Por supuesto, no se quedan de lado los pagos digitales de libros, ya sean compras individuales o suscripciones.

Teniendo en cuenta los precios que tienen estos productos y la forma en la que se han dividido los niveles de gasto correspondientes al bono cultural, se puede decir que se ha hecho un muy buen trabajo a la hora de dividir las cantidades.

Ahora a los jóvenes que entren dentro del grupo de beneficiarios del bono cultural, solo les queda pensar en qué productos van a usar el saldo del que pueden hacer gala con su tarjeta. Esta iniciativa ha calado muy hondo entre los jóvenes debido a que una cantidad de 400 euros para personas que todavía no han trabajado nunca, se trata de una cifra realmente elevada.

Se recomienda administrar bien esos fondos y pensar a fondo en qué se va a gastar cada uno de los presupuestos. También es adecuado consultar con los padres en caso de tener dudas de si un producto u otro sería recomendable. Pero más allá de eso, este es el mejor momento para que quienes nacieran en 2004 disfruten dando rienda suelta a todo su amor por la cultura, ya sea en forma de películas, libros, música o videojuegos, entre otros de los sectores reconocidos.

¿En qué vas a gastar tu bono cultural? Ir al cine, comprar un videojuego, leer un nuevo libre y pagar una suscripción a Netflix o Disney Plus son algunas de las ideas más extendidas entre los jóvenes que se están beneficiando del bono.