¿Cómo se contagia la viruela del mono?

Cómo se contagia la viruela del mono

La viruela del mono se ha posicionado como uno de los principales problemas médicos de los últimos meses. Lo que comenzó con casos aislados se ha ido extendiendo y no está dejando títere con cabeza. Eso sí, a diferencia de otros virus, como el coronavirus que causó la pandemia, las vías de transmisión de la viruela del mono son más fáciles de controlar. Lo único que hay que hacer es tener muy en cuenta las advertencias de seguridad respecto a las vías de contagio que tiene la enfermedad.

En las próximas líneas te explicaremos cuáles son estas vías para que sepas qué es lo que tienes que evitar y con aquello que deberías tener cuidado.

Transmisión de la viruela del mono persona a persona

Una de las vías de transmisión es tener un contacto prolongado a corta distancia con una persona que esté infectada y, más específicamente, con sus gotitas respiratorias. En esta definición se incluirían las relaciones sexuales, por lo que es importante tener cuidado cuando se practican si no estamos seguros de que la otra persona se encuentre infectada.

La transmisión por vía directa también se produce por medio de los líquidos corporales del infectado, así como por tener contacto con costras o sarpullido de esa persona. No solo eso, sino que el riesgo aumenta de forma considerable incluso si tenemos mucho cuidado al tener contacto cercano con una persona que se encuentre infectada. El motivo de ello es que también resulta una vía de transmisión el tocar una prenda o un objeto que haya estado rozándose con el sarpullido de un enfermo. Un ejemplo de ello es la sábana de una cama.

Si la sábana ha tocado el sarpullido y luego tú tocas la sábana, te estás exponiendo a un alto nivel de exposición a la enfermedad. Lo mismo se aplica a otros objetos que puedan actuar como método de transmisión. Esto eleva la necesidad de ser cuidadosos al máximo.

En último lugar, y esto es algo realmente a tener en cuenta, la viruela del mono se transmite entre mujeres embarazadas y sus fetos. Por ello, hay que reforzar el cuidado si convivimos con una mujer que está embarazada. Hay que evitar por todos los medios posibles que la viruela se pase de la mujer hacia el feto, así que cualquier precaución será poca.

Transmisión de la viruela del mono de un animal a una persona

Como vas a ver, la transmisión de esta enfermedad no solo se produce entre humano y humano. También hay riesgo de que ocurra entre un animal y un humano. ¿Pero cuándo nos estamos arriesgando a esta posibilidad? El caso más claro es que un animal que se encuentre infectado nos haga una herida, un arañazo o nos muerda. Esto es especialmente preocupante con los gatos, dado que de forma amistosa estamos habituados a que nos puedan producir arañazos.

Por otro lado, también habrá riesgo de contagio si tocamos los líquidos corporales del animal, lo que es bastante habitual, o si tenemos contacto directo con un sarpullido que esté infectado. Además, nos exponemos al riesgo de contraer la enfermedad comiendo distintos animales, como carne de caza que se encuentre infectada o cualquier tipo de carne que proceda de un animal con el virus.

Esto deriva en que haya muchos casos de transmisión en los que la aparición de la viruela del mono se deba a lo que hemos comido y no a ningún otro tipo de práctica o actividad. Es importante remarcar esta información a la vista de cómo hay quienes intentan reducir relevancia a la viruela del mono haciendo pensar que solo se contagia por contactos de humano a humano.

¿Qué puede pasar si sufres la viruela del mono?

No es una enfermedad que se pueda tomar a la ligera. Hay muchas complicaciones relacionadas con la viruela del mono que se pueden producir y que nos expondrían a serios problemas de salud. Por ejemplo, una de las complicaciones de la viruela del mono es sufrir ceguera, así como que la enfermedad derive en otras infecciones que puedan poner nuestra vida en peligro.

Aunque la viruela del mono de forma directa es poco frecuente que cause la muerte, las autoridades de la salud indican que puede ocurrir “de manera excepcional”, por lo que tampoco hay que despistarse en ese aspecto. Por último, otro de los efectos directos de esta enfermedad es sufrir la aparición de marcas y cicatrices en los brazos, la cara y las piernas que no se irán con el paso del tiempo.

Como se puede ver, la viruela del mono es una enfermedad de transmisión que hay que tener muy en cuenta y la cual se debe evitar por todos los medios posibles. Para ello, se recomienda no tener contacto con personas que puedan estar infectadas, lavarse mucho las manos y estar al tanto de sarpullidos en animales que puedan evidenciar la presencia del virus.