¿Cómo hacer lentejas fácilmente?

Cómo hacer lentejas fácilmente

Cuando te independizas, llega un momento en el que te cansas de hamburguesas, sándwiches, pizzas, quesadillas y de las versiones simples o más profundas de todos esos platos que ansiabas comer en grandes cantidades. Y cuando eso ocurre, lo que te apetece es soplar a la cuchara antes de engullir un buen plato de lentejas como las que te hacía tu madre en casa. Bueno, posiblemente no unas tan buenas, pero al menos que tengan cierta consistencia y te hagan sentir uno de esos sabores tan intensos y deliciosos que tenemos en nuestra gastronomía.

Por ello, te vamos a enseñar cómo hacer lentejas fácilmente. La guía no es complicada al punto de que tengas que tener un máster en cocina para poder aplicarla. Tampoco es tan fácil como hacer dos huevos fritos. Pero seguro que en uno o dos intentos ya estás preparando unas lentejas que te darán ganas de repetir y con las que mojarás pan sin descanso.

Ingredientes para la receta de lentejas

Lo primero es lo primero. Vas a necesitar lentejas, agua y sal. Eso seguro que lo sabes incluso si nunca has prestado atención a cómo se hacen las lentejas. Pero hay más cosas que necesitas. Toma nota:

  • Lentejas (pongamos 400 gramos para hacer una olla consistente)
  • Cebolla (una, y que sea de un tamaño mediano, nada salvaje)
  • 1 chorizo
  • 2 zanahorias
  • 1 patata (de un tamaño generoso)
  • 3 dientes de ajo
  • Además, suma a eso el agua, la sal que ya hemos indicado antes, así como aceite, pimentón y pimienta. Seguro que con solo leer la lista ya se te está haciendo la boca agua. Pero vamos a por la receta.

Receta de lentejas caseras

El paso a paso lo vamos a simplificar lo máximo posible. La intención es que, incluso sin tener experiencia en la cocina, puedas llegar a preparar unas lentejas de lo más ricas. Incluso podrías llegar a invitar a tu madre y sorprenderla habiendo preparado una excelente olla de lentejas.

Preparando los ingredientes

Las lentejas tienes que lavarlas antes de ponerlas en la olla. Es la misma idea que se aplica sobre otro tipo de legumbres. Siempre es recomendable lavar para eliminar restos y quitar las impurezas que no queremos llevar al plato. Para que el proceso de lavado sea más sencillo y que no termines perdiendo lentejas, lo mejor es que utilices un colador. Fíjate en que los agujeritos sean suficientemente pequeños para que las lentejas no se salgan.

Ahora prepara el resto de ingredientes. Tienes que cortar el chorizo en rodajas pequeñas. Piensa en cómo quedarán luego dentro de la preparación de la receta. Haz lo mismo con las zanahorias y las patatas, pero en este caso tiene que ser con trozos pequeños. Hay a quienes les gusta dejar los trozos de patata más grandes de lo habitual, por lo que todo acaba siendo cuestión de gustos.

Cuando todo esté listo, pon todo lo que te hemos indicado en la olla. Además, también tienes que añadir los dientes de ajo. Ante la duda, te podemos decir que los dientes no tienes que pelarlos. Después de eso, ponemos el agua en la olla. ¿Qué cantidad de agua hay que poner? Depende. ¿Cuál es el factor clave para determinar la cantidad de agua? Se trata del gusto, sin más. Hay personas a las que les gusta las lentejas muy espesas, prácticamente sin sopa. Pero, al mismo tiempo, hay quienes las disfrutan mucho más cuando tienen una buena cantidad de agua.

Una cantidad conveniente es que pongas agua cubriendo alrededor de uno o dos dedos por encima del espacio que ocupan las lentejas. Pero puedes poner más agua si lo crees conveniente según tus gustos.

Cocinando las lentejas

Llega el momento de la verdad. Hay que poner el fuego a calentar y hacerlo con el máximo de la potencia. La olla se irá calentando y la comida cocinando. Tenemos que estar atentos para que, cuando la comida haya comenzado a hervir, tenemos que bajar el fuego y dejarlo a un nivel medio-bajo. Hay que pensar que las lentejas se tienen que quedar cociéndose, así que no bajes la temperatura del fuego en exceso. Además, es recomendable que no pongas la tapa en la olla. Deja que las lentejas se cuezan sin tapa.

Mientras las lentejas se van cociendo necesitarás trabajar en otro de tus fuegos. En este caso, utiliza una sartén para preparar la cebolla. Recuerda que tenías la cebolla cortadita en pequeños trozos tal y como te explicamos antes. Tienes que pochar la cebolla en la sartén, añadir el pimentón y remover para que todo se prepare de una manera uniforme. En el momento en el que ya hayas pochado la cebolla. O, lo que es lo mismo, en el momento en el que se encuentre doradita, tendrás que echarla a las lentejas.

Ahora pon la sal y la pimienta hasta que consigas el sabor que estás buscando. Deja el fuego a un nivel bajo y espera alrededor de 45 minutos para que las lentejas se terminen de preparar. Luego prepárate para disfrutar de una muy buena receta que te encantará a ti y a tu madre... ¡la sorprenderá!