Cómo evitar las rozaduras

Cómo evitar las rozaduras

Cómo evitar las rozaduras

En algún momento de la vida, todas las personas hemos experimentado irritación en la piel a causa de la fricción, algo que resulta incómodo y doloroso. Cómo evitar las rozaduras, sobre todo durante el verano, es una pregunta frecuente entre quienes sufren a menudo con esta situación.

La falta de hidratación o sensibilidad de la piel, así como las inclemencias del clima, hacen que las rozaduras sean más frecuentes de lo que nos gustaría.

A pesar de los múltiples factores que pueden causar rozaduras, también hay muchas formas de prevenirlas sin tener que ver afectada tu comodidad a la hora de usar una prenda de vestir o, peor aún, correr el riesgo de alguna infección.

En este post queremos ayudarte a prevenir la aparición de rozaduras a través de prácticos consejos y remedios que ayudarán a disminuir el impacto del roce y la fricción que ocasionan estas molestias en la piel.

Por qué aparecen rozaduras

Las rozaduras pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, aunque, hay zonas donde la probabilidad es mucho más alta.

Las rozaduras se producen por la irritación de la piel debido a la fricción con la ropa, con los calcetines, las zapatillas e, incluso, el roce de la misma piel. Esto último, con mayor frecuencia en el área de la entrepierna o muslos.

Estas heridas se incrementan cuando haces algún deporte de manera recurrente o te expones por largos periodos de tiempo a altas temperaturas, como las del verano, sin ningún tipo de protección.

Qué hacer para que no te salgan rozaduras en verano

El clima veraniego es uno de los agentes que más daño causa a nuestra piel si no se toman en cuenta recomendaciones para su cuidado y protección.

Llevar pantalón corto, falda o vestido de baño, sumado al calor, el sudor y la fricción, hacen que la piel se vuelva mucho más débil y propensa a sufrir estas molestas y dolorosas heridas.

Las rozaduras, aunque incómodas, son fáciles de tratar. El problema ocurre cuando pasa a una irritación intensa o a formar pequeñas ampollas que resultan mucho más dolorosas que pueden llegar a desencadenar un oscurecimiento de la piel por la irritación repetida. Esto se conoce como hiperpigmentación.

Para que no te ocurra, y puedas lucir tu vestido de baño o tu ropa de verano con total confianza, te vamos a compartir algunos consejos que ayuden a disminuir el riesgo de sufrir rozaduras.

  • El cuidado, higiene e hidratación de la piel es clave para prevenir la aparición de rozaduras y ampollas. Esto te dará una piel fuerte y resistente para protegerte de los factores externos.
  • Usar prendas de algodón disminuyen el roce y, además, son muy adecuadas para las altas temperaturas del verano, ya que permiten que la piel respire.
  • Otra forma de evitar las rozaduras es a través de barreras físicas como bandas antirroce, que impiden el contacto piel con piel.
  • Productos lubricantes como la vaselina o el aceite de coco son ideales para disminuir la aparición de rozaduras.
  • Los talcos cosméticos, por su acción absorbente, son una de las recomendaciones que hacen los dermatólogos para prevenir las rozaduras.

Cómo evitar el roce de los muslos en la playa

Son muchos los productos en el mercado que pueden ayudar a evitar el roce de los muslos, desde cremas hasta ropa especial. Sin embargo, en la playa, lo menos que quieres es tener que cubrir parte del cuerpo para evitar lidiar con rozaduras.

Como se mencionó antes, la vaselina es una de las mejores aliadas para evitar el roce de los muslos y, a la vez, decirle adiós a las rozaduras. Debes tener en cuenta que, a menos que uses una vaselina deportiva, esta no es resistente al agua, así que tendrás que aplicarla cada vez que sea necesario.

Por su densidad y textura, la crema para quemaduras por el uso del pañal de los bebés, es una buena aliada para evitar el roce y tratar las rozaduras.

El empleo de desodorantes en roll-on es recomendado por los especialistas para evitar el exceso de sudoración en los muslos y disminuir la aparición de heridas en la piel.

La ropa interior tipo culotte o pantalón corto de lycra es una buena opción para evitar el roce de los muslos al caminar, pero puede que para la playa no sea una alternativa muy agradable si quieres lucir un bronceado perfecto.

Cómo evitar rozaduras en los pies

Una de las zonas más vulnerables a las rozaduras y ampollas, son los pies. Exponerlos a largas caminatas, un calzado de mayor o menor tamaño o el tipo de calcetín que se use, son factores que influyen en la aparición de estas heridas.

Para evitar las molestas rozaduras en los pies es necesario utilizar la talla correcta de zapatos. Esto quizá te suene lo más obvio del mundo, pero muchas veces, al comprar calzado, no nos fijamos si se adapta de manera correcta al pie.

Si el problema es más por el material con que está hecho el zapato, aplica un poco de polvos de talco en su interior o de crema hidratante en los bordes, para suavizar.

Después del baño, seca muy bien tus pies. Una piel húmeda es más propensa a las rozaduras y ampollas.

Como el resto del cuerpo, los pies también requieren de hidratación y cuidado para así fortalecer la piel y evitar las rozaduras.

Remedios para mejorar la irritación de las rozaduras

Además de las cremas y otras recomendaciones que a lo largo del post hemos dejado, también hay remedios caseros que puedes hacer para mejorar la irritación de las rozaduras de una forma natural y económica.

Una de las mejores maneras de disminuir el enrojecimiento de las rozaduras es el aloe vera. Esta planta, entre sus múltiples propiedades medicinales, incluye la de hidratar tu piel y ayudar con la cicatrización de heridas.

El aloe vera lo consigues en las farmacias como gel, crema o spray, pero, si tienes una planta en casa, es mucho mejor. Toma un trozo, mételo por un rato a la nevera y luego ponlo sobre la piel irritada. Sentirás alivio casi de inmediato.

Aplicar hielo sobre la rozadura sirve como analgésico y antiinflamatorio. Déjalo por un periodo de 5 minutos, descansa y repite. El hielo debe estar envuelto en tela.

El bicarbonato de sodio es uno de los mejores productos para tratar las rozaduras, pues, además de ayudar a bajar la irritación, actúa como un reductor de infecciones.

Lo ideal es diluir una cucharadita en un vaso de agua, aplicar en la zona irritada y después de un par de minutos, enjuagar. Dejar el bicarbonato por más tiempo, puede incrementar la irritación.

Las rozaduras son más frecuentes de lo que imaginamos y le pueden ocurrir a hombres y mujeres por igual. Lo importante es que, a través de este post, ahora ya sabes cómo evitar las rozaduras, sobre todo, durante el verano, cuando lo único que esperamos es descansar, disfrutar y broncearnos al máximo.