Qué hacer si tu hijo tiene caries

Qué hacer si tu hijo tiene caries

Qué hacer si tu hijo tiene caries

Los niños, hasta los 5 años, deben llevar una higiene dental que cuente con la ayuda de los padres, sin embargo, es muy probable que aparezcan enfermedades periodontales por la cantidad de objetos que se llevan a la boca, ¿qué hacer si tu hijo tiene caries? Te lo vamos a contar aquí.

Las caries suelen aparecer desde el primer momento en que empiezan a salir los dientes, por eso, los buenos hábitos dentales deben instaurarse a muy temprana edad.

Esta es la enfermedad infecciosa más común entre los niños y se puede prevenir con una buena higiene, evitando el exceso de azúcares y visitando de forma periódica al odontólogo.

Hay muchos tipos de caries en la infancia que, en su mayoría, se asocian con los hábitos alimenticios. También están las caries en fosas y fisuras, por hipoplasia del esmalte y las interdentales.
Todas generan molestia al comer y dolor e, incluso, afectan el desarrollo físico, la concentración y el aprendizaje.

Cómo evitar las caries en los niños, qué las causa y lo qué debes hacer para prevenirlas, son temas que es importante saber para regalarle a tu hijo una adecuada salud dental que le permita, a lo largo de su vida, sonreír sin temor.

Qué son las caries

Las caries son una enfermedad infecciosa y transmisible ocasionada por bacterias que se adhieren al esmalte dental, convirtiéndose en pequeños orificios o aberturas que, si no se tratan a tiempo, pueden afectar capas más profundas del diente.

Con la presencia de caries, el diente va perdiendo sus minerales y se debilita, haciendo mucho más rápido el proceso de deterioro de piezas dentales que terminan por dañar o alterar el espacio de los dientes permanentes.

De acuerdo con estudios, en países desarrollados, al menos el 31,15 % de los niños de 5 y 6 años, tienen más de un diente con caries. Este porcentaje se ubica en un 20 % en menores de 3 años.

Las caries son tan frecuentes, que incluso superan a otras enfermedades como el asma o la diabetes.

Estas cifras se incrementan de manera alarmante, en países con ingresos medios y bajos.

Los altos índices de caries en los niños y los riesgos que estas representan, las convierten en un problema de salud pública. Sin embargo, el tratamiento no está cubierto por los servicios públicos de salud.

Los síntomas de las caries varían de acuerdo con la ubicación y el tamaño. Cuando la enfermedad comienza a aparecer, no presenta ninguna molestia, sin embargo, a medida que se va desarrollando, el niño puede experimentar dolor y sensibilidad dental.

Qué las causas

Son muchos los factores que propician la aparición de caries. Al tratarse de una enfermedad infecciosa, los riesgos están presentes en la saliva de la madre o del cuidador del niño.

Un alto consumo de bebidas, cereales u otros alimentos azucarados incrementa el riesgo de caries; al igual que una alimentación en horas de la noche sin la debida limpieza dental. Esto es muy común después del año de vida, cuando los niños toman biberón.

La falta de flúor y de una adecuada higiene bucal diaria fomenta la aparición de daños en los dientes.

Todo esto genera lo que se conoce como placa dental, una película transparente que recubre el diente y, al no limpiarse de manera adecuada, genera la aparición de sarro, utilizado como protección por las bacterias.

En la placa dental se producen ácidos que debilitan el esmalte externo y duro del diente, provocando la aparición de orificios que dan pie a la generación de caries.

A medida que las caries crecen, van afectando las capas internas del diente hasta llegar a los nervios y vasos sanguíneos. Es aquí donde se produce el dolor de mayor intensidad.

Las caries en los niños también hacen su aparición cuando se está en presencia de algún trastorno alimenticio como desnutrición y malnutrición.

¿Cuándo ir al odontopediatra?

Las caries dentales son tan comunes que muchas veces no les prestamos atención, lo que permite que ellas avancen y generen complicaciones en el niño.

Al odontopediatra se debe acudir desde el primer momento en que se sospeche de la presencia de una caries e, incluso, antes para realizar un chequeo y ver que todo anda bien con la dentadura del niño.

Es recomendable hacer una visita al odontólogo pediatra durante el primer año de vida para que el médico haga seguimiento a la evolución dental del infante.

Ahora bien, si no consideras necesario visitar al especialista en esta edad, debes estar muy atento a los cambios en la coloración de los dientes, un indicio de que pronto puede haber una caries en esa pieza dental.

La visita preventiva al odontopediatra es muy importante, dado que evitará afectaciones en los dientes y, a nivel económico, un tratamiento de prevención siempre será más barato y menos invasivo que el de reparación.

Sí no son tratadas a tiempo, las caries pueden generar dolor insoportable, inflamación y abscesos dentales, infecciones y pus. Siempre, la mejor opción para evitar la aparición de caries o controlarlas para que no afecten otros dientes, será acudir al especialista.

Cómo prevenir las caries en los niños

Si bien las caries son más comunes de lo que podemos imaginar, hay muchas formas de prevenirlas, que van desde la visita regular al odontólogo, hasta controlar o eliminar el consumo de ciertos alimentos. Veamos algunas formas de evitar su aparición:

  • Las caries son contagiosas, no compartas la cuchara ni el cepillo dental con tu hijo, tampoco alimentos que has tenido antes en la boca.
  • Promueve el cepillado después de consumir alimentos y bebidas. Al menos hasta los 5 años, se debe hacer con ayuda de los padres y, hasta los 8 años, con supervisión.
  • Controla la comida nocturna sin una higiene adecuada.
  • Evita que los niños consuman productos con altas cargas de azúcar, esto les ayudará, no solo a prevenir caries, también a llevar una buena alimentación.
  • Es necesario aplicar flúor, por lo menos, 2 veces al año.
  • No esperes a que las caries aparezcan para llevar al niño al odontólogo, adelántate y realiza visitas periódicas y preventivas.

Las caries son una enfermedad prevenible. Con algunos hábitos diarios, se puede disminuir el riesgo de aparición. Sin embargo, si ya hay presencia de ellas, saber qué hacer si tu hijo tiene caries, te garantizará unos dientes sanos y unos niños felices y, sobre todo, sonrientes.