Qué es el Tummy Time y qué beneficios tiene para el bebé

Tummy Time

Tummy Time
Tal y como explican los pediatras, los padres debemos respetar el ritmo en el desarrollo psicomotor de cada niño, pero hay diferentes maneras para fomentarlo. Una de las más recomendadas es la de colocar al bebé boca abajo durante unos minutos ya que en esta postura se favorece la musculatura de los hombros, del cuello y de los brazos, y se mejoran las habilidades motrices de los más pequeños. Es lo que se conoce como tummy time y, si queremos llevarlo a cabo con nuestros hijos, hay una serie de consideraciones que debemos tener en cuenta.

Tummy time: datos prácticos

Sin lugar a dudas, la mejora postura para que duerman los bebés es ponerles boca arriba. Ahora bien, hay que tener cuidado con la plagiocefalia posicional. Sin embargo, dormir de lado no es seguro para los más pequeños, y hacerlo boca abajo aumenta de forma exponencial el riesgo de muerte súbita.
Cuando están despiertos, sí podemos ponerles boca abajo de vez en cuando ya que esta postura es muy beneficiosa para su bienestar, tanto a nivel físico como emocional. Como resulta lógico, durante la práctica del tummy time debe haber un adulto vigilando en todo momento al bebé. La Asociación Española de Pediatría enumera los avances de los más pequeños colocándolos boca abajo desde el nacimiento hasta los tres años.
Cuando el bebé es recién nacido, no es una buena idea colocarlo boca abajo sobre el suelo, pero sí podemos hacerlo sobre nuestro abdomen. Pronto observaremos que hace movimientos de reptación y gira la cabeza. Una vez cumple el primer mes de vida, ya en el suelo, empieza a hacer movimientos como si quisiera gatear y es capaz de mantener la cabeza erguida unos pocos segundos.
Con dos meses, el bebé empezará a elevar la cabeza de manera vacilante, y con tres meses se apoyará en los antebrazos. Con cuatro meses, será capaz de levantar no sólo la cabeza, sino también el tórax, y con cinco meses, podrá levantar la cabeza y buena parte del tronco apoyándose en los antebrazos o en las palmas de las manos. Además, empezará el giro lateral.
Cuando el bebé tenga seis meses, conseguirá levantar del suelo parte del abdomen, y con nueve meses, tendrá la capacidad de reptar sobre el abdomen para avanzar hacia delante e intentar gatear.

¿Cuáles son los beneficios?

En lo que respecta a los beneficios del tummy time, estos son muy amplios. Lo primero a tener en cuenta es que los más pequeños fortalecen los músculos de los hombros y del cuello desde el momento del nacimiento, algo fundamental para controlar la cabeza.
A esto hay que sumar que sientan las bases para las habilidades motoras, como gatear, darse la vuelta o sentarse. Por supuesto, no hay que olvidar que los más pequeños tonifican la musculatura de todo el cuerpo, al tiempo que se favorece el tránsito intestinal y la eliminación de gases.
Y, por último, cabe señalar que a nivel auditivo, visual y sensorial, también se consiguen distintos logros. Los bebés sientan diferentes texturas, lo que les ayuda a desarrollar el sentido del tacto, y también adquieren sentido vestibular y sensación de conciencia corporal.
Una de las dudas más comunes entre los padres es la de desde cuándo pueden hacer el tummy time con sus hijos. Los pediatras indican que a los bebés se les puede poner unos pocos minutos boca abajo desde que se produce la caída del cordón umbilical, y lo mejor es hacerlo a diario hasta que empiecen a gatear.
Al principio, es suficiente con dos o tres sesiones al día, y cada una de ellas debe durar entre tres y cinco minutos. Podemos aprovechar a ponerles boca abajo a nuestros hijos en el cambio de pañal, al vestirles o cuando se despierten de la siesta. A medida que vayan creciendo y observemos cómo disfrutan de estos momentos, los periodos pueden ser de más duración y más frecuentes.
Para hacer tiempo boca abajo con los más pequeños, sólo necesitamos una manta para poner en el suelo, una almohada bajo su pecho para ayudarles a levantar la cabeza y un juguete adecuado a su edad. Es probable que al principio no les resulte agradable, así que la introducción al tummy time sea lenta y progresiva.