Pagar a las mujeres embarazadas fumadoras para que dejen de fumar

300 euros para dejar de fumar

Pagar a las mujeres embarazadas fumadoras para que dejen de fumar

300 euros para dejar de fumar
Numerosos estudios científicos muestran lo peligroso que puede ser el tabaco durante el embarazo, entre algunas consecuencias se puede destacar el mayor riesgo de parto prematuro, sufrir un aborto espontáneo, tener retraso en el crecimiento uterino, aumentar el riesgo de que el bebé sufra asma, etc., hasta un 20% de las mujeres embarazadas en Francia se niegan a abandonar el hábito de fumar, así se desprende de un informe proporcionado por el Ministerio de Salud del país con datos del año pasado.
Con el fin de intentar que ese porcentaje se reduzca, se ha planteado pagar a las mujeres embarazadas fumadoras para que dejen de fumar. Desde el pasado 7 de abril está en marcha un proyecto piloto en el que participan 400 mujeres embarazadas que al menos fuman cinco cigarrillos al día. La iniciativa cuenta con el apoyo financiero del Instituto Nacional del Cáncer y participan 16 hospitales de maternidad, los expertos consideran que este enfoque es mucho más eficaz y se puede conseguir que las futuras madres no fumen.

Los resultados de este proyecto no se conocerán hasta dentro de dos años, las madres recibirán una media de 300 euros pero fraccionados en vales de 20 euros, para recibirlos, antes deberán someterse a pruebas de control biológico llevadas a cabo por los médicos, para certificar que se mantiene la abstinencia contra el tabaco. Esos vales recibidos por visitas y por controles podrán canjearse por cualquier producto excepto tabaco o alcohol.
A algunas personas les ha sorprendido esta iniciativa, pero los expertos en adicciones la respaldan, explican que estar embarazada debería ser suficiente motivación para evitar comportamientos como fumar o beber alcohol, pensando en la salud y bienestar del futuro bebé, pero no funciona. Decirles a estas madres fumadoras que el tabaco es peligroso no es suficiente, este vicio tiene un potencial que afecta a nivel físico y psíquico, a pesar de que algunas madres sean conscientes y puedan sentir vergüenza por fumar, no abandonan el hábito, por lo que es necesario encontrar otro incentivo que les ayude.
La adicción es la desviación del circuito de recompensa a un único premio que es el tabaco, con el dinero se pretende intentar sustituir ese premio para que el circuito cerebral de la recompensa retome su camino liberándose de la adicción. Los vales pueden actuar de forma positiva sobre las mujeres embarazadas fumadoras, es un premio que tiene el objetivo de contrarrestar la enorme necesidad de fumar. Los expertos explican que en vez de castigar o avergonzar a quienes son adictos al tabaco, este tipo de estrategias resultan más efectivas. Citan como ejemplo iniciativas similares que se pusieron en marcha en Estados Unidos con personas dependientes de la cocaína obteniendo buenos resultados.
Según leemos aquí, en Escocia, por ejemplo, hasta un 23% de las mujeres embarazadas que recibieron un incentivo económico lograron dejar de fumar, sin compensación, el porcentaje se redujo al 9%. Recompensar a las mujeres que fuman para que dejen de hacerlo es una inversión rentable, ya que se reducen los costes hospitalarios asociados al cuidado de bebés prematuros o con bajo peso al nacer, además de otras enfermedades y problemas que pueden sufrir madres y bebés.
Seguramente es un camino difícil y quizá algunas mujeres consideren que la recompensa económica no compensa, pero para otras será una motivación que ayudará a que dejen de fumar. Cuando finalice el estudio conoceremos la tasa de éxitos y abandonos, veremos si se supera el 23% de Escocia.
Foto | Metro News