Embarazo de gemelos: qué tener en cuenta en el aumento de peso y la alimentación

Embarazo

salad-7249259_1280

Embarazo
Uno de los aspectos más importantes para tener un embarazo saludable es el control del peso. Un aumento excesivo de peso puede dar lugar a diferentes problemas de salud durante la etapa de gestación, como diabetes gestacional e hipertensión. Hasta hace relativamente poco tiempo, se decía que lo recomendable era aumentar un kilo por mes. Sin embargo, esta ya no es una medida válida, ya que cada mujer y embarazo es diferente.
Ahora, se tiene en cuenta el Índice de Masa Corporal (IMC) de la mujer. Un embarazo de gemelos es diferente a una gestación única, y se da por hecho que la ganancia de peso debe ser superior. El IMC es la masa corporal en relación con la talla, y en adultos se calcula dividiendo los kilos de peso por el cuadrado de la estatura en metros. La fórmula es la siguiente: IMC=peso (kg)/ estatura (m²).

Embarazo de gemelos y ganancia de peso

Se dice que en la etapa de gestación la mujer debe comer por dos, o por tres en el caso de un embarazo gemelar. Sin embargo, se trata de un mito que diversos estudios científicos han desmentido. Tal y como explican los expertos, la clave para mantener un peso saludable en el embarazo es llevar una dieta variada, equilibrada y sana, con una ingesta de nutrientes adecuada.
En lo que respecta al aporte energético, lo recomendable es añadir entre 340 y 450 kilocalorías diarias durante el segundo y tercer trimestre del embarazo y 500 kilocalorías al día en la lactancia. Es la mejor forma de garantizar una ganancia de peso correcta, así como la recuperación del peso previo al embarazo seis meses después de dar a luz.

Nutrientes

En una dieta saludable y equilibrada, los nutrientes que deben aportar energía a nivel físico y mental son los siguientes: entre el 10% y el 35% las proteínas, entre el 20% y el 35% las grasas y entre el 45% y el 65% los hidratos de carbono. Es interesante señalar que una alimentación normal y variada no excluye ningún alimento, sino que sienta las bases de unos hábitos saludables para garantizar la salud de la madre y del bebé.
En el embarazo, las necesidades de proteínas son de 71 gramos al día. En lo que respecta a los hidratos de carbono, el aporte dietético aconsejado es de 175 gramos al día durante la gestación y 210 gramos al día en la lactancia.
Las grasas saludables son necesarias para el correcto funcionamiento del organismo, algo fundamental en la etapa de gestación. Es importante consumir alimentos ricos en ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, presentes en el pescado y los frutos secos, entre otros.
La hidratación es clave para tener una buena salud. En las gestaciones únicas, la cantidad de agua diaria recomendada es de dos litros al día. En los embarazos gemelares hay que aumentar ligeramente la ingesta, hasta los tres litros al día.

Alimentación sana en el embarazo

El hecho de estar embarazada no significa necesariamente que haya que comer más, sino comer mejor. El 70% de al dieta debe estar compuesta por pan, pasta y cereales, preferiblemente integrales. Además, hay que ingerir cinco raciones diarias de fruta y verdura.
En el primer trimestre no hay necesidad de ingerir calorías extra, ni siquiera en el embarazo de gemelos. La dieta equilibrada es fundamental para que el organismo reciba los nutrientes y la cantidad de energía que necesita para que el bebé se desarrolle como es debido.
Es mejor consumir pequeñas raciones varias veces al día en lugar de hacer comidas copiosas. De esta manera, se favorece la digestión y se combaten algunas de las molestias típicas de la gestación, como la acidez y la pesadez de estómago.
Hay algunos alimentos con los que hay que tener cuidado durante el embarazo. En el caso del pescado, es importante limitar la ingesta de atún rojo y emperador ya que sus niveles de mercurio suelen ser altos. Siempre se ha dicho que el jamón está prohibido en el embarazo, pero si tiene un periodo de curación superior a 14 meses, no implica ningún riesgo.
También hay que prestar atención a la forma de cocinar los alimentos. Es importante no añadir demasiada sal y cocinar al vapor o a la plancha. Las frituras es conveniente restringirlas a una vez a la semana.