Embarazo críptico y negación del embarazo

Embarazo críptico

Embarazo críptico

Embarazo críptico
En alguna que otra ocasión, se ha publicado una noticia que dice que una mujer ha descubierto que está embarazada justo antes del parto. Parece increíble, teniendo en cuenta que la etapa de gestación dura nueve meses y conlleva un amplio abanico de cambios a nivel físico y emocional. Sin embargo, se trata de una posibilidad real que tiene su propio nombre: embarazo críptico.
Hay mujeres que no descubren que van a tener un hijo hasta que se ponen de parto, y en la gran mayoría de casos este fenómeno tiene lugar cuando los métodos de diagnóstico habituales no aciertan.
Lo más habitual es que una mujer se haga una prueba de embarazo ante la falta de menstruación. Si el resultado es positivo, el siguiente paso es acudir al ginecólogo para que le haga una ecografía y confirmar el embarazo.
Sin embargo, en el embarazo críptico, las cosas son algo diferentes. Muchas veces el test de embarazo da negativo, y la mujer confunde los síntomas propios del embarazo, con otros cuadros como fatiga o estreñimiento.
Aunque cualquier mujer puede sufrir un embarazo de este tipo, es mucho más común en aquellas que tienen menstruaciones irregulares, menopausia precoz o practican deportes de alto impacto. En estos casos, la menstruación puede desaparecer durante varios meses.

Embarazo críptico: ¿cuáles son los riesgos?

Como resulta lógico, el peligro más notorio del embarazo críptico es la falta de control médico durante toda la etapa de gestación. Es requisito indispensable realizar las revisiones médicas oportunas para velar por el bienestar del bebé y de la madre.
Durante los primeros meses de gestación, la mujer debe tomar suplementación de ácido fólico. Es muy importante porque ayuda a formar el tubo neural y a prevenir algunos defectos de nacimiento del cerebro y de la columna vertebral de carácter grave. En el caso del embarazo críptico la mujer no toma esta suplementación porque desconoce su estado, de manera que el riesgo de que el bebé sufra anencefalia o espina bífida aumenta.
A esto hay que sumar que durante la etapa de gestación se realizan analíticas y ecografías para detectar cualquier anomalía de los cromosomas o malformación fetal. La salud de la futura mamá también es importante, y en el embarazo hay que controlar la diabetes gestacional y otras enfermedades como la preeclampsia o el síndrome de HELLP.
Aunque el embarazo críptico no es frecuente, tampoco resulta desconocido. Alicia Esparza, ginecóloga del Hospital Vithas Medimar Internacional, explica lo siguiente: "Es muy infrecuente que una mujer en estado avanzado del embarazo no se de cuenta de su situación, pero existen casos descritos y los profesionales debemos tener en mente esta posibilidad", según recoge 'Bebes y Mas'.

Negación del embarazo

La negación del embarazo, tal y como su propio nombre indica, es la situación en la que la mujer no es consciente de que está embarazada, de forma que ignora su estado. Esto puede llevarle a realizar algunos hábitos que son perjudiciales para la salud del bebé, como tomar alcohol o fumar.
Existe la creencia popular de que esto es algo que les ocurre única y exclusivamente a chicas jóvenes o que sufren algún tipo de enfermedad mental. Pero nada más lejos de la realidad. Más del 50% de las mujeres que sufren negación del embarazo ya han sido madres anteriormente.
Del mismo modo, amigos y familiares de la mujer también ignoran el embarazo y, una vez descubren la noticia, afirman no haber notado nada fuera de lo habitual. Es más, en algunos casos ni siquiera la pareja con la que convive la mujer se da cuenta.
Y es que, es normal que en estos casos, el cuerpo no cambie como en el resto de mujeres embarazadas. El bebé se coloca de forma longitudinal, así que el vientre apenas sobresale. Además, no se presentan los síntomas físicos propios de la gestación, como náuseas o cansancio.
El bebé apenas se mueve y, si lo hace, la mujer cree que son gases. Puede que incluso siga teniendo la menstruación. Los expertos advierten de que cuando la negación es total, el momento del parto resulta muy traumático, hasta el punto de que muchas mujeres desconectan de la realidad. Aún así, la mayoría consiguen recuperarse y establecer un vínculo con su hijo.