El segundo embarazo

embarazo

En el segundo embarazo la madre tiene mucha más experiencia


¿Recuerda su primer embarazo? Sin duda que lo recuerda. Pero, ¿y el segundo? Pues también. Aunque el primero sea especial por ser el primero, el segundo no deja de ser igual de importante. ¿Qué los diferencia? En primer lugar, hay que decir que todos los hijos son diferentes, por lo que todas las gestaciones también son distintas. En segundo lugar, y quizás lo más importante, es que el primer embarazo da mucha experiencia a la madre, por lo que en el segundo sabe de qué va el tema. Aunque se tenga más conocimiento, como ya hemos dicho antes, todos los embarazos son diferentes: la manera de moverse el feto, las complicaciones que puedan surgir, los síntomas de la embarazada, etc.
En muchos casos, la diferencia entre un embarazo y otro radica en la relación entre la madre y el segundo hijo. Puede ser que la madre no tenga la misma ilusión y pierda la magia del primer nacimiento. Sin embargo, este sentimiento se compensa con una mayor seguridad y tranquilidad en el rol de la madre. Con el segundo embarazo se acaban las dudas y se vive el embarazo con mucha más naturalidad: deja de ser una experiencia única.
Las principales ventajas del segundo embarazo las encontramos en el parto. Según algunas mujeres que han tenido más de un embarazo, el segundo parto es más rápido y sencillo que el primero. En primer lugar, porque la dilatación suele ser más corta. En segundo lugar, porque la vagina se flexibiliza más. Y en tercer lugar, porque la mujer está menos nerviosa y asustada: sabe cómo empujar y colabora con mayor eficacia con el ginecólogo. Al ser más fácil el parto, la episiotomía es más pequeña y, por tanto, se pierde mucha menos sangre. La ansiedad causada por el primer parto desaparece en este segundo, debido a la seguridad que la madre siente en sí misma. Además, ya no se plantea problemas que en el primer parto creía imposibles de superar. En términos generales, la madre, que lo es por segunda vez, es capaz de vencer el bajón hormonal posparto.


El nacimiento de un hijo siempre es algo especial, pero el del segundo es mucho más que eso. El segundo hijo supone la consolidación de la familia. El segundo hijo significa compartir y aprender a compartir. En definitiva, tener dos hijos es una experiencia vital reconfortante, pues es la mejor manera de que tus hijos comiencen a relacionarse y a divertirse.
Foto: Rizome en Wikimedia