El primer corte de pelo del bebé: cuándo, cómo y consejos básicos

Corte de pelo del bebé

Corte de pelo del bebé
Una de las dudas más frecuentes que comparten los padres tras el nacimiento de su hijo es la de cuál es el mejor momento para hacerle el primer corte de pelo al bebé. Existe la creencia general de que es necesario cortarles el pelo a los recién nacidos para que luego el cabello crezca más fuerte, pero es un falso mito. Tal y como explican los pediatras, cortarles el pelo no reporta ningún beneficio a los más pequeños, sino que se trata de algo puramente estético.
La cantidad de pelo con la que nacen los bebés puede variar en gran medida entre unos y otros. Mientras que algunos llegan al mundo con una cantidad abundante, en otros el pelo apenas se ve. Esta diferencia se debe a su condición genética, pero no determina que en el futuro vayan a tener el cabello más fuerte y sano.
La recomendación general de los pediatras es la de esperar dos meses para cortarles el pelo a los bebés tras el nacimiento. Deben adaptarse a la vida fuera del útero materno y recibir los estímulos externos de manera paulatina, así que no hay necesidad de cortarles el pelo al poco tiempo de nacer.
Por lo general, el cabello definitivo de los más pequeños empieza a crecer una vez cumplen el año de vida. Sin embargo, hay casos en los que el cabello fino y claro de los primeros meses permanece hasta los dos años, caracterizándose por ser más frágil.
Todo depende de la genética, así que no hay nada que se pueda hacer para acelerar el proceso de crecimiento del cabello de los recién nacidos. El color se define después del año de vida, y en muchos casos el cabello de la primera infancia es reemplazado por uno mucho más oscuro.

¿Cómo debe ser el corte de pelo del bebé?

Hay familias que prefieren llevar a sus hijos a peluquerías para niños, mientras que otras optan por cortarles el pelo en casa. En ambos casos es fundamental elegir un momento en el que los más pequeños estén tranquilos, por ejemplo después de comer.
La seguridad es lo más importante. Es cierto que cortar el pelo de los bebés no conlleva grandes riesgos, pero hay que tomar ciertas medidas para que todo salga bien. Para evitar movimientos bruscos, un adulto debe ocuparse de sujetar con firmeza la cabeza del niño, e incluso la primera vez puede ser necesaria la ayuda de una tercera persona.
Como resulta lógico, en ningún caso hay que dejar a mano del bebé la máquina de cortar o las tijeras, sobre todo si éste ya tiene cierta movilidad porque podría hacerse daño. Utilizar cuchillas para cortarles el pelo a los más pequeños no es una buena idea porque pueden provocar laceraciones en su cuero cabelludo. Lo mejor es usar unas tijeras de punta roma o una afeitadora.
Aunque parezca algo innecesario, es recomendable hablar con el bebé sobre el corte, por muy pequeño que sea. Los gestos y las palabras pueden ayudarle a estar más tranquilo.

Cuidar el pelo de los bebés

La costra láctea es un tipo de dermatitis seborreica infantil, y se presenta desde el nacimiento. Afecta al área del cuero cabelludo, y es una erupción caracterizada por manchas rojizas de borde bien definido, que están cubiertas de una descamación amarillenta de aspecto grasiento.
Para cuidar el pelo de un bebé que tiene costra láctea es aconsejable eliminarla masajeando suavemente la zona con un aceite para bebés, dejándolo actuar un tiempo para que se reblandezcan las placas y lavando después con un champú suave infantil.
Para cuidar el pelo de un bebé, hay que lavarlo con agua templada, a entre 25 y 30 grados de temperatura, con un champú suave. Lo ideal es utilizar un champú especial para bebés ya que tienen las características idóneas al pH de su cuero cabelludo. Además, está formulado con ingredientes que no irritan los ojos y son hipoalergénicos.
Teniendo en cuenta que el cuero cabelludo de los más pequeños es muy delicado, hay que peinar al bebé con un cepillo infantil, de púas redondeadas y suaves.
Estos son los datos más importantes sobre cómo cuidarle el pelo al bebé y cuál es el mejor momento para cortárselo.