Con estos trucos podrás aliviar el reflujo en los bebés

trucos aliviar reflujos bebés

trucos aliviar reflujos bebés

trucos aliviar reflujos bebés
¿Has notado cómo tu bebé vomita? Eso se debe al llamado reflujo, el cual suele ser habitual en muchos niños en el primer año de vida. Generalmente, no es motivo de preocupación, pero sí que puede serlo si se producen demasiados o si se producen a una edad superior al año.
Hoy hablaremos más sobre estos reflujos de bebés, explicando por qué ocurren, las diferencias que existen con los de adultos, como aliviar y qué pasa si el niño tiene refugios a partir de cierta edad y cómo deberías detectarlos y tratarlos, entre otras cosas.

Todo sobre el reflujo en los bebés

El reflujo es algo habitual en los bebés, especialmente en los primeros 6 meses de vida. La mitad de los niños menores de 6 meses vomitan al menos una vez por día. De este modo, si ocurre en esta etapa, debes saber que es totalmente normal, siempre que ocurra con una frecuencia moderada.
Para que quede claro, vamos a explicar más sobre este reflujo, contándote las diferencias que existen con el de adulto y por qué se produce, además de contarte hasta cuando es normal tenerlo. También te diremos cómo aliviar estos episodios si son demasiado frecuentes. Después te hablaremos de una enfermedad que hace que se tengan a edades más avanzadas, comprobando sus síntomas más típicos y explicándote qué hacer al respecto.

Diferencias del reflujo de los bebés con los de adulto

Como hemos dicho, el reflujo y la regurgitación en los bebés es algo normal. Ocurre debido a que no se ha desarrollado el músculo del esfínter esofágico inferior. Se trata de un anillo que separa el esófago y el estómago, el cual se cierra en adultos al pasar lo comida. En cambio, en los recién nacidos no se cierran correctamente, haciendo que el contenido vuelva hacia atrás.

Hasta que edad duran

Los bebés suelen tener reflujo en las primeras etapas de su vida, especialmente en el primer año. Eso se debe a que no se ha desarrollado totalmente el músculo del esfínter, el cual termina de hacerse durante el primer año.
Es más, la mayor mejora se suele producir a los 6 meses aproximadamente, cuando empieza con la alimentación complementaria. A partir de ahí, el número de episodios baja e incluso se elimina completamente.
Si ha pasado más de un año, el niño podría sufrir de la Enfermedad por Reflujo Gastroesofágico, la cual afecta al 2% d ellos niños y de la cual te contaremos los síntomas.

Síntomas del reflujo Gastroesofágico

Los bebés cuando tienen reflujo suelen regurgitar, pero no es ni mucho menos el único síntoma. También pueden estar demasiado irritables, llorando más de lo que suelen hacer. Además, el vómito suele ser muy fuerte, incluso en proyectil, echando la mayoría de la leche ingerida. Eso provoca retraso en el aumento de peso e incluso pérdida del mismo. Por otro lado, el pañal suele estar más seco de lo normal, durante 3 horas o más.
A esto se le suman otros síntomas habituales como dificultades para tragar o respirar. Además, podría haber sangre en el vómito o incluso en las heces.
Eso sí estos síntomas pueden producirse también por otras enfermedades o por infecciones víricas. Por ello, deberías llevarlo al médico para salir de dudas.

Cómo aliviar el reflujo fácilmente

Si el bebé padece reflujo en sus primeros 6 meses de vida con demasiada frecuencia, puedes aliviarlo con algunas pautas. La primera es darle pequeñas tomas, además de ponerlo a eructar para que no se acumulen gases. Por otro lado, déjalo en una posición erguida durante una media hora y en reposo. Si no esperas y le pones a jugar tendrá más episodios de reflujo, así que no es nada recomendable.
A la hora de dormir, usa un colchón de cuna de calidad, utilizando uno que eleve la zona del tronco superior. Finalmente, apuesta por un biberón anticólicos, el cual utiliza sistemas de ventilación para que no entre tanto aire. En cualquier caso, recuerda que es normal que tenga algunos episodios, así que no deberías preocuparte demasiado si cumples con estas pautas y se pasan al año de vida.
En el caso de que tenga el reflujo gastroesofágico a partir del año de vida, lo mejor es llevarlo directamente al pediatra. Solamente él puede darte un diagnóstico y ofrecerte una solución a este problema.