Cómo preparar el primer baño del bebé

Cómo preparar el primer baño del bebé

Cómo preparar el primer baño del bebé

El primer baño del bebé es un momento mágico que llevas esperando desde el día de su nacimiento. Además, resulta en un instante de relajación tanto para él bebé, como para sus progenitores.
El baño es fundamental a cualquier edad. Es sinónimo de higiene, pero también de salud.

Antes de bañar al recién nacido, se deben tener en consideración algunos aspectos que no pongan en riesgo su salud, pues, el nuevo integrante de la familia se está adaptando al entorno fuera del vientre materno.

Bañar a un niño por primera vez puede resultar complicado. Es resbaladizo, llora con facilidad, te da temor hacerle daño al verlo tan pequeño y en todas tienes razón. Sin embargo, poco a poco cogerás práctica y disfrutarás de ese momento, tanto como tu bebé.

Son muchas las preguntas y dudas que surgen con relación al primer baño del bebé, sobre todo si se trata de padres primerizos. ¿Cómo sujetarlo? ¿Qué precauciones deben tener? ¿Cada cuánto tiempo es recomendable bañarlo?, e incluso, ¿Qué productos usar que no afecten al niño? Todo esto lo vamos a responder en este post.

Cuándo se le puede dar el primer baño a un bebé

Cualquier momento puede ser el ideal para dar ese primer baño. Sin embargo, si hay tiempos que deberías esperar para no afectar su salud.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda esperar por lo menos 24 horas antes de bañar al bebé por primera vez.

La principal razón de esta recomendación es para que el bebé no sufra cambios bruscos en su temperatura corporal y también, como una forma de aprovechar al máximo el vérnix caseoso, una materia grasa que cubre la piel del recién nacido y que ofrece hidratación natural y protección antibacteriana.

Este primer chapuzón puede generar estrés al niño y llevar a que haya una caída del nivel de azúcar en la sangre, por eso, lo mejor es esperar unas cuantas horas antes de darlo.

También hay quienes esperan a que caiga el cordón umbilical para el primer baño, lo cual puede tardar de 10 días a 3 semanas posteriores al nacimiento. Esta es más una tradición que una recomendación médica.

Si a la hora del baño, el cordón umbilical se moja, basta con secarlo muy bien, con suavidad y cuidado, utilizando un algodón para evitar que la humedad genere algún tipo de infección.

Consejos para preparar el primer baño del bebé

Ser madre primeriza conlleva muchos miedos. ¿Cómo lo hago?, ¿Estará bien si lo baño ahora?, ¿Qué pasa si no lo hago bien? Todas estas interrogantes, así como los nervios, son normales. Ya las irás aclarando y calmando, y para eso, te vamos a dar unos prácticos consejos que serán de mucha utilidad:

  • Utiliza una bañera que se adapte a su tamaño, así tendrás el control sobre tu bebé y evitarás posibles resbalones.
  • Prepara todo lo que necesitas y tenlo a la mano: jabón neutro, champú, toalla, algodón.
  • La temperatura del agua es fundamental. Ni muy caliente ni tampoco muy fría. Lo ideal es que esté entre los 36 y 38 grados.
  • La duración del baño no debe exceder los 5 minutos.
  • Sumerge al bebe de forma lenta, de tal manera que no se asuste y pueda familiarizarse con el agua. Con una mano sujeta su cuello y cabeza, mientras lo limpias con la otra.
  • Con un poco de jabón en tus manos lávale el cuerpo, comenzando por el pecho, los brazos, las manos, luego las piernas y los pies. Gira muy lento al bebé para lavar su espalda y nalgas.
  • Para su cabeza, utiliza la mínima cantidad de champú.
  • Mucho cuidado con los ojos. Utiliza agua limpia (nunca con la que ya está en la bañera) y un algodón para limpiarlos de adentro hacia afuera.
  • Al finalizar el baño, limpia la nariz y los oídos, siempre por fuera. Tampoco olvides los pliegues del cuello, pues cuando el bebé come, la leche puede gotear por sus mejillas y acumularse en ellos, si no se limpia, su olor resulta algo desagradable.
  • Lo más importante, nunca dejes de hablarle ni sonreírle mientras lo bañas.

Estos consejos harán del primer baño, un momento único, tanto para el bebé, como para los papás.

Cuál es el mejor champú para un bebé

Cuando el bebé está recién nacido, los agentes externos pueden causar alergias, sarpullidos o resequedad en la piel, por esto es tan importante que se tomen en cuenta los componentes del producto.

Un champú ideal para el bebé no debe contener parabenos, sulfatos, siliconas, perfumes, ni otros componentes que sí tienen los champús utilizados por los adultos.

El mejor champú será aquel que tenga un PH suave o neutro, con extracto de plantas naturales como la caléndula, la manzanilla o el romero, que permitan mantener la suavidad, hidratación y hasta la tonalidad del cabello del bebé.

No uses tu champú para bañar al niño. Los productos de higiene infantiles están hechos para no afectar el cuero cabelludo, no irritar los ojos y, por lo general, son hipoalergénicos.

Cada cuánto bañar a un bebé

Tu peque está recién nacido, adaptándose apenas a los cambios que implica estar fuera del vientre materno.

El bebé está explorando un nuevo mundo, donde todos los factores influyen en su salud y desarrollo. Esto incluye también el primer paseo, el primer baño o su primera visita al pediatra.

En el caso del primer baño del bebé, así como no hay un tiempo determinado para hacerlo, tampoco hay una frecuencia establecida.

Los bebés no se ensucian mucho, a menos que hayan regurgitado la leche en varias oportunidades y que esta se acumule en los pliegues del cuello; si no es el caso, con que lo bañes 2 o 3 veces por semana, es más que suficiente.

Eso sí, es muy importante mantener limpia el área del pañal, así como sus manos y cara.

Si las condiciones climáticas no son las mejores, o prefieres esperar a que caiga el cordón umbilical para dar el primer baño al niño, una opción es limpiarlo con una esponja suave, toallas húmedas neutras o con un pañito de algodón.

La primera vez puede ser caótica, pero verás que con los días tomarás práctica y harás del primer baño del bebé, un momento que todos disfrutarán, empezando por el nuevo miembro de la familia.