Cómo preparar bien el primer paseo de tu bebé

Cómo preparar bien el primer paseo de tu bebé

Cómo preparar bien el primer paseo de tu bebé

La llegada de un bebé requiere de responsabilidad, dedicación y muchos cuidados para protegerlo. El primer paseo de tu bebé es una actividad que fortalecerá los lazos con el nuevo integrante de la familia y que, además, requiere de una preparación especial.

Desde el primer momento, el bebé está listo para salir de paseo. A menos que por recomendación médica, esta primera salida deba posponerse.

Cuando el bebé nace, su sistema inmunitario es débil y está propenso a factores externos que pueden provocar un resfriado o alergias. Sin embargo, esto no es impedimento para ir a dar ese primer paseo en familia.

Salir a un parque o cualquier otro espacio donde no haya aglomeraciones, es la mejor opción para no poner en riesgo la salud del bebé.

Ir de paseo resulta beneficioso tanto para el bebé y como para la madre, ya que después de dar a luz, ella necesita respirar, entrar en contacto con otras personas y relajarse.

En este post te vamos a ayudar a preparar bien el primer paseo con tu bebé para que sea una experiencia inolvidable y sin preocupaciones.

Beneficios del paseo en los bebés

Son muchos los beneficios que trae para los bebés dar su primer paseo y, sabemos que es un momento que te emociona pues, lo vienen preparando desde el día en que se enteraron de que serán padres.

¿Has escuchado hablar del baño de sol? La luz solar estimula la producción de Vitamina D, necesaria para fortalecer el sistema óseo del bebé y prevenir el raquitismo. Los expertos recomiendan que esta exposición al sol se haga en la mañana y en la tarde. Un buen motivo para salir de paseo.

Si deciden ir después de comer, el paseo favorecerá el sistema digestivo del bebé y le ayudará a dormir.

Salir de paseo con tu bebé lo irá integrando al mundo exterior, fortalecerá su sistema inmune y lo expondrá a nuevas experiencias como olores y sonidos que irá almacenando en su memoria y que usará más adelante para desarrollar su imaginación y creatividad.

Consejos y precauciones

Cuando hay un nuevo integrante en la familia, todos quieren dar consejos. Desde la abuela hasta quienes llegan a conocerle. Lavarse las manos antes de cargarlo, hablar muy bajito para evitar alteraciones al bebé o no salir de casa después de cumplida la cuarentena posparto, son algunos de los más frecuentes.

A la hora de dar un paseo con el bebé, no faltará quien te diga que no lo hagas o que debes esperar a que pasen unos días, dos meses o que ya tenga sus primeras vacunas.

Los expertos médicos coinciden en que el bebé puede salir a la calle desde el primer día, a menos que no se deba por recomendación médica o porque el clima no lo permite. Si no es así, nada te impide dar ese paseo. Solo ten en cuenta algunos consejos y precauciones:

  • Evita exponerlo de forma directa a los rayos solares.
  • Los lugares cerrados o con mucha aglomeración de personas no son recomendables para los primeros paseos con tu bebé.
  • Elige parques y otros espacios donde el aire sea más limpio.
  • Lleva ropa cómoda tanto para el bebé como para ti. La técnica de la “cebolla” es la ideal para el pequeño, ya que podrás ir quitando o sumando ropa a medida que aumenta o disminuye la temperatura.
  • Es mejor no visitar el supermercado o ir de compras con el recién nacido, esto lo expone a enfermedades que se transmiten vía respiratoria.

¿Cuándo se puede dar el primer paseo al bebé?

Desde el primer día después del alta médica puedes disfrutar de un paseo con tu bebé. Como lo hemos comentado antes, a menos que el médico no lo recomiende o que el clima no te acompañe.

Debes tener en consideración también tu embarazo. Si el bebé nació antes de las 37 semanas de gestación, es mejor esperar un par de meses para salir de paseo con él.

Hay padres que prefieren quedarse en casa hasta pasado un tiempo. Siempre, lo más importante es la salud del bebé. Por lo tanto, si no sientes la seguridad de salir de paseo con tu pequeño, lo mejor es que esperes un poco más.

Duración del paseo

Los primeros paseos del recién nacido se recomienda que no excedan los 15 minutos diarios y a lugares que queden cerca de casa. Esto porque si el niño se siente incómodo o tú te cansas, puedes regresar sin mayor dificultad.

Luego, a medida que vayan pasando los días, los vas prolongando en tiempo y distancia o, si lo prefieres, puedes hacer dos paseos al día. Uno en la mañana y otro en la tarde, evitando las horas de mayor inclemencia de los rayos del sol.

Qué llevar en el carrito

Al salir de paseo con tu bebé, lo más importante es llevar todo lo que puedas necesitar para hacer del recorrido algo agradable y cómodo.

  • Aunque el paseo sea corto, asegúrate de llevar todo en tu bolso, desde pañales hasta paños limpios, pasando por toallitas húmedas y ropa adicional por si necesitas cambiarlo.
  • Lleva una sombrilla para cubrirlo de los rayos solares y un protector de lluvia por si comienza a llover o corre mucho viento.
  • Una mantita que puedas utilizar para cubrirlo cuando comience a bajar la temperatura.
  • Siempre, sea un paseo corto o prolongado, es importante llevar medicamentos como paracetamol o acetaminofén. Es mejor tenerlo a la mano que correr a casa para buscarlo. Recuerda que el uso de cualquier medicina, debe hacerse bajo supervisión médica.

Si ya tienes todo preparado, estás lista para irte de paseo con tu peque. Asegúrate que sea una experiencia enriquecedora e inolvidable.

¿Cómo saber si un bebé tiene frío?

Los recién nacidos experimentan cambios de temperatura de manera constante, pero, como no pueden expresarlo, asumimos que siempre tienen frío o están acalorados y, aunque ellos, a diferencia de los adultos, no pueden regular su temperatura corporal, si hay varias formas de saber si es necesario agregar o quitar una capa de ropa.

Si el cuello, la nuca, el abdomen y las piernas del bebé están muy frías, es indicativo que requiere de más abrigo. Esta es una de las formas más comunes de saber la temperatura corporal de los recién nacidos.

Si tocas su nariz y la sientes muy fría o notas que su coloración junto con la de los labios se torna azulada, debes abrigarlo lo antes posible.

Para combatir el frío de los bebés, las prendas hechas de algodón, son las más recomendables. También es necesario que mantengas siempre cubiertas las manos, los pies y la cabeza del niño para evitar cambios bruscos de temperatura.

Ahora que ya sabes todo lo indispensable, anímate a preparar bien el primer paseo de tu bebé y dedícate a disfrutar al máximo esta experiencia única y maravillosa.