Cómo conseguir que los niños duerman mejor

Cómo conseguir que los niños duerman bien

Cómo conseguir que los niños duerman bien
Según datos proporcionados por la Sociedad Española del Sueño, en España los niños pierden de media 25 minutos de sueño cada noche. Los expertos aseguran que los niños de hoy en día duermen menos que sus padres y, además, el sueño es de peor calidad.
Son muchos los motivos que explican esta realidad, entre ellos la "vigilia tecnológica". Los niños están con las pantallas hasta el momento de irse a dormir, lo que dificulta en gran medida la conciliación del sueño. A esto hay que sumar que el 20% de ellos no tienen unos horarios de sueño regulares de manera habitual.
Para los padres es de especial interés conocer una serie de consejos básicos para que los niños duerman mejor. Lo primero a tener en cuenta es que en función de la edad existen unas horas de sueño estipuladas. Más allá de la edad, cada niño tiene sus propias necesidades en lo que respecta al sueño, según cuál sea su cronotipo.
En el caso de los bebés, es algo completamente normal que no duerman de forma continuada. Forma parte de su proceso evolutivo. En la adolescencia cambian los biorritmos, y se retrasa la fase del sueño.

Sueño y salud de los niños

Del mismo modo que ocurre en los adultos, el insomnio crónico en los niños puede dar lugar a alteraciones en el desarrollo neurocognitivo. Si no se tratan adecuadamente, en el largo plazo pueden derivar en problemas de síndrome metabólico.
Son muchas las alteraciones que pueden tener lugar por un mal descanso: somnolencia diurna, cansancio, fatiga, falta de atención y concentración... Cuando la privación de sueño es crónica, las consecuencias sobre el cuerpo de los niños son más notorias ya que se encuentran en plena fase de desarrollo.
Si los niños no descansan como es debido, los cambios endocrinos, metabólicos e inmunológicos que se producen en su cuerpo pueden verse alterados. Además, los expertos alertan de que cada hay más evidencias científicas de que la falta de sueño deriva en el aumento de la actividad del sistema nervioso, la intolerancia a la glucosa, la hipertensión y la obesidad.

Claves para que los niños duerman bien

Para favorecer el descanso de los más pequeños, es requisito indispensable establecer una rutina del sueño. Es lo que se conoce como "higiene del sueño" y engloba una serie de hábitos saludables que los niños deben seguir no sólo por la noche, sino durante toda la jornada.
A la hora de irse a la cama, los padres deben proporcionarles a sus hijos un ambiente tranquilo, sin ningún tipo de ruido o estímulo que pueda alterarles el descanso. Es importante evitar, en la medida de lo posible, que los progenitores estén en la habitación cuando los niños se duerman.
La habitación debe estar tranquila y con luz tenue. Esta iluminación se puede mantener durante la noche si los niños tienen miedo, pero es fundamental que sea muy suave para que descansen bien. La temperatura de la habitación también es importante, y debe oscilar entre los 19 y los 22 grados, tanto en verano como en invierno.
Hay que mantener la misma hora de acostarse y levantarse, y no debe variar en más de dos horas de diferencia el fin de semana. Las siestas no tienen que ser demasiado prolongadas, y lo recomendable es que finalicen antes de las cinco de la tarde.
Para reducir al máximo los niveles de energía de los niños, se aconseja evitar juegos de alta intensidad y mirar las pantallas una hora antes de la cama.
En lo que respecta a la cena, los más pequeños deben cenar dos horas antes de acostarse. La cena tiene que se ligera e incluir alimentos que les aporten los nutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de su organismo en plena etapa de desarrollo.
A primera hora de la mañana, es muy conveniente exponer a los niños a la luz natural, así que ir al colegio andando o en bicicleta es una gran idea. Para tener una buena salud, deben practicar ejercicio físico durante el día.
Teniendo en cuenta las consecuencias que tiene la falta de un descanso adecuado en la salud de los niños, es importante que los padres comiencen a poner en práctica estos consejos cuanto antes.