Semillas con superpoderes: chía, lino y psyllium

Omega-3, fibra, proteínas, minerales, vitaminas. Todo esto en un solo ingrediente. Sí, este es otro artículo de gastronomía sobre un superalimento, lo que pasa es que esta vez el superalimento en cuestión es casi microscópico. Lo cual hace que sus superpoderes nos parezcan todavía más asombrosos.

Chía, lino y psyllium’ es una breve guía sobre estas tres supersemillas que sin haber nacido ayer -la chía era la base de la alimentación de los Aztecas y los Mayas y al lino ya le sacaban partido los egipcios tres mil años antes de Cristo- se han convertido en un alimento de moda.

El éxito reciente de la chía y del lino se debe en parte a un rasgo que tienen en común y es que mezcladas con agua u otro líquido sueltan una sustancia viscosa llamada mucílago, espesando naturalmente ese líquido sin, al parecer, añadirle sabor.

Estas propiedades espesantes y ligantes, es decir, que unen los diferentes ingredientes de una receta, las convierten en las candidatas ideales para sustituir al huevo y la leche y sus derivados (nata, mantequilla) en muchas elaboraciones como tartas, cremas vegetales, flanes y smoothies.

El psyllium, que también tiene propiedades mucilaginosas, es famoso por sus beneficios para el intestino, pues ese polvo que se obtiene de la cáscara de las pequeñas semillas contenidas en el fruto está compuesto principalmente por fibras.

Todas esas semillas además no contienen gluten y esto las convierte definitivamente en una pandilla de superhéroes indispensable para vegetarianos, veganos, intolerantes a la lactosa, alérgicos a las proteínas de la leche de vaca y al huevo, celiacos y a todos los que no temen los retos en la cocina.

La autora de este libro, la bloguera y escritora vegetariana Clémence Catz, recopila más de 30 recetas que van desde una vinagreta de cítricos hasta unas “albóndigas que no se desmoronan”, pasando por un pesto de lino, un yogur (de leche de almendras) con anacardos y vainilla y un banana bread con copos de quinoa (otro superalimento, por cierto).

Entre estas recetas, también está la de una harina especial hecha con las tres supersemillas que además de aportar a panes, tartas y pasteles las propiedades de cada una, les confiere, según parece, una textura esponjosa y elástica sin gluten.

Basta con moler 100 gr. de lino rubio, 50 gr. de semillas de chía y 25 gr. de psyllium en polvo y conservar la mezcla en un tarro hermético en la nevera como mucho durante un mes. Será como tener superpoderes a mano cada vez que nos hagan falta.

LLIBRE CHIA CAST INTERIOR.pdf

LLIBRE CHIA CAST INTERIOR.pdf

Portada Chía

 

Imágenes: Pesto de lino, almendra y perejil; Receta del mix para pan y pasteles sin gluten; Receta de pesto de lino, almendra y perejil; Portada del libro ‘Chía, lino y psyllium‘, Beta Editorial