Listos para el 'Tiramisú Day': la receta original

A todo el mundo le gusta la primavera, a mí no me hace gracia. No sé por qué, pero me hace sentir incómoda. Esa alegría a la que todo el mundo debería rendirse no va conmigo. Prefiero el otoño.

Lo que pasa es que ahora tengo dos hijos y el otoño (el invierno para qué decirlo) significa mocos, tos, fiebre cada dos semanas y algún que otro viaje a urgencias por no sé qué bichito colonizando cuerpos de pequeño tamaño.

21 de marzo, día del Tiramisú

Así que este año por primera vez en mi vida estoy contando los días para la llegada de la primavera. El 21 de marzo, bichos fuera. O por lo menos eso espero.

Un motivo más para esa cuenta atrás es que el próximo 21 de marzo se celebrará por primera vez el Tiramisú Day, una jornada dedicada al célebre dulce italiano.

La idea nace de Clara y Gigi Padovani, autores del libro de reciente publicación “Tiramisú. Storia, curiosità, interpretazioni del dolce italiano più amato y de la cadena de establecimientos gourmet Eataly, actualmente presente en 34 países.

El primer día de primavera, entonces, todos preparados para rendir homenaje a este postre, que se lo merece por rico y famoso.

Tiramisú, variaciones sobre el tema

Cuando llegué a Madrid mi amiga Silvia me acogió en su casa sin ni siquiera conocerme. Me quedé un mes (cualquiera que haya buscado piso en Madrid entenderá por qué tarde tanto). Para agradecerle esta impagable generosidad a veces me ponía a cocinar. Platos italianos, por supuesto.

Después de diez años, Silvia dice que sigue haciendo el tiramisú que hacía yo. No soy ninguna maestra haciendo tiramisú, pero como italiana he comido unos cuantos en mi vida y sé en qué punto está la perfección. Podríamos decir que potencialmente todos los italianos venimos con unas recetas grabadas en el disco duro y el tiramisú es una de ellas.

Bizcochos, huevos, azúcar, café, queso mascarpone, cacao. El tiramisú es la típica bomba de calorías y positividad (de allí su nombre) capaz de encontrar un hueco en el estómago incluso después de una comilona memorable. Es también el dulce italiano más conocido en el mundo.

No es de extrañar que dos regiones italianas, Véneto y Friuli, se contiendan su cuna. Esto pasa con los poetas, los escritores y los personajes históricos de altura, imagínense con los platos nacionales que cosechan éxitos en el extranjero.

El libro de Clara y Gigi Padovani aporta algunas pruebas sobre la fecha y lugar de nacimiento de ese postre. Entre ellas un recibo de 1959 de una comida en el Albergo Roma de Tolmezzo en Friuli y, atención, su receta escrita a mano por Norma Pielli, cocinera y copropietaria del hotel en cuestión.

Al tiramisú le pasa lo que les pasa a los platos famosos. Hay una receta clásica -sobre la que no hay acuerdo- y decenas de versiones para todos los gustos. Con fresas, con peras, con coco, con galletas Pavesini o cantuccini, en fuente de cristal, en fuente desechable, en vaso, con nata, sin nata y hasta salado.

El pasado mes de enero cerró sus puertas en Milán Tiramisú Delishoes, un restaurante que centraba su oferta en diferentes propuestas de tiramisú y juntaba este postre con un ingrediente insólito: los zapatos.

La receta clásica según la “mamá del tiramisú”

Volviendo a la receta clásica. Los puntos críticos de la mezcla original del tiramisú suelen ser los huevos (si van enteros o sólo las yemas, crudos, pasteurizados o en formato crema pastelera), el café (si tiene que ser amargo o con una punta de azúcar, solo o mezclado con agua o incluso alcohol), el cacao (amargo o tipo Colacao, esta última versión muy necesaria cuando los comensales miden menos de un metro), los bizcochos (tipo Savoiardi u otro tipo), con nata o sin nata.

Es decir, menos el queso mascarpone todos los puntos de la receta son objeto de debate.
¿Cómo salir de este impasse? Muy fácil, con la receta de, al parecer, la mamá del tiramisú Norma Pielli.

Primer paso: “Hacer un buen café”. Segundo: “Batir dos yemas de huevo con 150 gr de azúcar”. Tercero: “Añadir 150 gr de queso mascarpone y después las dos claras montadas a punto de nieve”. Paso número 4: “Mojar 200 gr. de bizcochos tipo Savoiardi en el café amargo”. Y finalmente espolvorear con cacao amargo.

Ya está. Ahora sí, estamos preparados para el Tiramisú Day. Manos a la obra.