Las mejores pizzas del mundo

Harina, agua, tomate, mozzarella. A veces, para hacer magia hacen falta pocos ingredientes y desde luego la pizza es uno de los pocos platos que son prueba de ello. Una vez leí en una entrevista a Albert Adrià que le hubiese gustado inventar la pizza y no es para menos. La pizza es un auténtico invento y, además, un invento asequible para la mayoría de mortales.

Una vez aclarados los méritos de la pizza surge sin embargo un problema. ¿Dónde comer una buena pizza? No solo en Italia, sino también en Nueva York, Lisboa o Tokio. La respuesta a esta pregunta no es fácil, pero ahora, al parecer, encontrarle una respuesta ha mejorado mucho.

Where to Eat Pizza es una guía publicada por Phaidon que estará en las librerías a partir de la semana que viene. 576 páginas ligeras como una buena masa de pizza y repletas de direcciones desde las pizzerías clásicas a los food trucks.

Su autor, Daniel Young, crítico gastronómico y autoridad de la pizza, no ha seleccionado personalmente las, nada menos, 1.705 pizzerías desperdigadas en 48 países del mundo, sino que se ha servido de una “estructura de información piramidal” compuesta por 121 expertos regionales que a su vez han elegido a casi 1.000 informadores locales entre expertos en comida, críticos, blogueros, panaderos y pizzeros.

Este dato convierte Where to Eat Pizza en una guía fiable y exhaustiva de las mejores pizzas del mundo.

Entre ellas encontramos los clásicos como Brandi en Nápoles (la cuna de la pizza Margherita) o Pizza a metro da Gigino en Vico Equense (la mejor pizza que haya comido jamás, a pesar de la larga cola para entrar).

En Roma, que ocupa el tercer lugar después de Nueva York y Nápoles por establecimientos señalados, encontramos otros grandes clásicos como Antico Forno Roscioli, Forno Campo de’ Fiori y Pizzarium, el establecimiento de todo un referente de la pizza moderna Gabriele Bonci.

En Madrid, algunos compañeros destacan Kilómetros de pizza, Picsa (pizza al estilo argentino) y la ya famosa Luna Rossa de Pedro Sánchez. Lo que más me sorprendió encontrar fue Le Vecchie Cantine, en las afueras de Taranto, en el sur de Italia, el restaurante, ahora también pizzería, donde celebré mi Primera Comunión en el lejano 1989.

La guía incluye también algunos breves ensayos escritos por Young que exploran aspectos peculiares de la pizza, desde sus orígenes hasta la fijación de los japoneses por la verdadera pizza napolitana (VPN), pasando por cómo tiene que ser la caja de la pizza y cómo doblar la pizza.

Where to Eat Pizza sale a pocos días de que Italia presentase oficialmente el arte de los pizzaioli como candidato a Patrimonio Inmaterial de la Humanidad de la Unesco. Ya lo intentó una vez pero sin éxito. No les deseo que vuelva a pasar este año, pero si finalmente fuera así siempre nos quedarán por probar las 1.705 mejores pizzas del mundo. Que no es poco.

 

Imagen: la guía Where to Eat Pizza de Daniel Young publicada por Phaidon