150 desayunos saludables

Lo he dicho varias veces: el desayuno es mi comida favorita del día. Suelo desayunar con unas cuantas tostas con mantequilla y mermelada, un café de moka italiana y un vaso de leche. Me paso la vida probando comidas diferentes, pero el desayuno ¡no lo cambio por nada en el mundo!

Pero, hay un pero. Me doy cuenta de que el mío no es un desayuno muy saludable: le falta fruta fresca y sin duda alguna le sobra mantequilla. Y mucho me temo que no estoy sola en esto: las cosas no mejoran, amigos, con un cruasán bien hecho (es decir, con la justa cantidad de mantequilla) y un capuchino.

Pero con un poco de esfuerzo las cosas pueden cambiar. Todo está en encontrar la inspiración.

BreakfastLove es un recetario recién salido del horno del sello editorial Salamandra Fun&Food hecho aposta para los que quieran abrir una brecha en las sólidas pero a veces no muy saludables costumbres “desayunescas” de este lado del mundo.

El libro recoge nada menos que 150 variaciones tanto dulces como saladas en torno a un simple tazón blanco. Kiwi, fresas, avena y almendras; sandía, moras, copos de salvado y anacardo; berenjena, aguacate, gachas y semillas de sésamo; tomates, aguacate, pan de centeno y bresaola (carne de ternera curada).

El artífice de todo esto, el diseñador y publicista italiano David Bez (ya autor de SaladLove), cuenta en la introducción que se ha pasado los últimos dos años experimentando con su desayuno. El objetivo, encontrar la combinación perfecta de frutas y hortalizas, cereales y proteínas y el justo aderezo para una primera comida del día saludable y, cómo no, agradable para la vista y el paladar.

Todos los tazones de BreakfastLove tienen una pinta estupenda y algunos de ellos, los que llevan hortalizas, están inspirados en las costumbres de Asia, Sudamérica, África, Alemania y parte de Europa. Eso sí, yo empezaría a romper el hielo con algo dulce más que con algo salado para que el camino no se me haga todo cuesta arriba. Pero, ya se sabe, esto es cuestión de gustos.

Lo importante de la propuesta de Bez es que ofrece decenas de combinaciones muy atractivas por las cuales empezar, derribando el mito según el cual un desayuno saludable es un desayuno aburrido.

Una manera de animar a un cambio que, asegura, tiene repercusiones positivas en todo nuestro estilo de vida (menos tomo azúcares refinados, menos los busco) sin por eso dar la lata. ¿Por qué desayuno empezamos?
Imagen: A la izquierda un desayuno a base de granada, papaya, pan de centeno y polen de abejas. A la derecha, uno a base de pomelo rosa, aguacate, cereales y pistachos. ‘BreakfastLove‘, David Bez, Salamandra Fun&Food