Esta noche cena como en los Óscar

En la vida hay muy pocas certezas. Una de ellas es que después del reparto de las estatuillas, los invitados a la gala de los Premios Óscar acuden al baile del Gobernador para una megacena. Y la segunda es que al frente de este monstruoso catering está el chef Wolfgang Puck.

Este año, de hecho, Puck cumple nada menos que 22 años como maestro de ceremonias en el party más exclusivo del mundo. Y a pesar de que la mayoría de sus elecciones me parecen, desde mi pobre y poco glamurosa perspectiva, entre viejunas y horteras (¿cómo definir si no esos canapés con salmón y caviar o la imprescindible fuente de chocolate?), esto le convierte en todo un experto en organizar veladas gastrocinematográficas.

Así que si esta noche tienen pensado acudir aunque sea de forma virtual a la gala de los Óscar, que sepan que pueden hacerlo a lo grande ya que en la propia web de Wolfgang Puck se puede descargar una breve guía para que la cena de las estrellas os salga redonda.

Para empezar hay que imprimir las invitaciones, luego los posavasos para las copas de champán, cada uno con el título de una película famosa y luego repartir entre los invitados (que tienen que ser muchos y muy bien vestidos) la lista de nominados para ver quién acierta más.

Finalmente hay que cocinar y comer como en los Óscar y para eso están las recetas de algunos de los clásicos de Puck: mini-hamburguesas con queso cheddar y remoulade (salsa de mayonesa y mostaza enriquecida para la ocasión con salsa barbecue y cebolla roja), pot pie (pastel) de pollo, macarrones gratinados al horno con queso y trufa negra, barquillos de chocolate con frutos secos, tartar de atún en conos de sésamo y miso y, cómo no, cóctel de champán.

Todos los platos se pueden preparar con antelación, alguno necesitará un rápido paso por el horno caliente antes de servirse, y por supuesto se pueden comer de pie, los cual les convierte en la elección perfecta para un party con mucha gente y pocas sillas.

La preparación de los platos también se puede repartir entre los invitados, facilitando las cosas al atareado anfitrión. Eso sí, hay que mantener el suspense como en un buen thriller: a los invitados les gusta ser sorprendidos, asegura Puck, así que mejor servir un plato tras otro y dejarse de mesas libres.

El paso siguiente será, si uno quiere, desafiar al propio cocinero de los Óscar a través de las redes sociales subiendo las fotos de los platos en Facebook o Instagram y utilizando el hashtag #WPCatering.

No será el baile del Gobernador y ni va a estar Leonardo DiCaprio, ni mucho menos la fuente de chocolate, pero puede ser una manera divertida de pasar una noche de cine y gastronomía. A ver quién se lleva el premio Óscar al mejor cocinero.