Los platos que más alimentan

Hay muchos motivos para comer en un restaurante. Porque estamos trabajando y no tenemos otra elección. Porque estamos de viaje y tampoco la tenemos. Porque no nos apetece cocinar. Porque queremos celebrar algo.

A este listado habitual de motivos en los próximos dos meses, si uno quiere, se sumará otro más importante: contribuir a la lucha contra la desnutrición infantil.

Restaurantes contra el hambre’ es una campaña solidaria promovida por Acción contra el Hambre en colaboración con la Federación Española de Hostelería que este año llega a su sexta edición.

La cosa funciona así. Hasta el próximo 15 de noviembre los restaurantes que se hayan sumado a esta iniciativa seleccionarán en su carta uno o más platos solidarios o más bien un menú solidario.

Cada vez que pidamos ese plato o ese menú, el restaurante en cuestión destina de 0.50€ a 2€ del precio total del plato a Acción contra el Hambre. De esta forma, ese plato no sólo nos alimentará sino que alimentará a quienes sufren desnutrición. De ahí, el lema de la campaña “los platos que más alimentan”.

La iniciativa cuenta con el apoyo de algunos de los cocineros más destacados del país como Ángel León, Mario Sandoval, Quique Dacosta o Joan Roca, el mejor cocinero del mundo según la lista ‘Restaurant’, que apadrina esta edición 2015.

[youtube http://www.youtube.com/watch?v=oPBOpW4Xats]

Sin embargo, a la campaña se suman todo tipo de restaurantes. En Madrid, por ejemplo, destaca la participación de uno de los restaurantes revelación de la pasada temporada, Triciclo; la de todo un icono de la capital como El Brillante en Atocha, la de la cafetería Harina y del restaurante italiano Don Giovanni.

Además de pedir un plato solidario, los clientes tienen la opción de redondear su aportación con un donativo en los propios establecimientos que participan en esta edición o enviando un sms.

Raramente, cuando nos alimentamos, no pensamos en nadie más que en nosotros mismos. A veces les dedicamos a los que sufren por la desnutrición un pensamiento fugaz, antes de comer o mientras estamos comiendo.

Esta campaña permite corregir, aunque sea un poquito, esta disfunción y convertir un gesto normalmente autoreferencial en un gesto solidario y un sentimiento de impotencia en una acción concreta para mejorar las cosas.

Aquí se puede consultar el listado completo de los establecimientos que participan en la edición 2015 de Restaurantes contra el hambre.