La comida es arte

Una vez un cocinero me dijo que no hay nada que le pueda ganar en perfección a un melocotón, mejor aún si te lo comes recién cogido del árbol. No podría estar más de acuerdo: aunque prefiero las fresas a los melocotones, creo que en la naturaleza hay pocas cosas tan perfectas, bellas y necesarias como la fruta.

Hace mil años, cuando visité el Rijksmuseum de Ámsterdam me fijé en una pequeña pintura: solita en una estrecha pared, tenía una marco cuadrado y representaba un plato de fresas. No me acuerdo ni a qué época pertenecía, ni mucho menos quién la pintó, pero me resulta imposible olvidarla.

Los seres humanos tenemos una fascinación impulsiva por la “comida 1.0”, así que no es de extrañar que muchos artistas a lo largo de los siglos se hayan fijado en ella convirtiendo la gastronomía en un filón aparte de la historia del arte.

Justo mañana se inaugura en Brescia, Italia, la exposición ‘La comida en el arte’ que reúne en torno al tema de la comida más de 100 obras desde el siglo XVI hasta el siglo XX. La muestra es una de las iniciativas que se ubican en el marco de la Expo 2015, que tendrá lugar en Milán a partir de este mes de mayo y cuyo tema es “Nutrir el Planeta, Energía para la vida”.

Desde el primer bodegón de la historia del arte italiano, el Plato de melocotones de Ambrogio Figino, hasta las celebérrimas latas de sopa Campbell de Andy Warhol, esta exposición celebra el arte que se centra en la comida como naturaleza y sobre todo como cultura.

¿Cuántas veces visitando un museo nos hemos topado con bodegones que abrían un mundo sobre los hábitos alimenticios de hace unos siglos? El arte gastronómico, puesto que lo podamos llamar así, ofrece un buen pretexto para echar la vista atrás y reubicarnos en el presente.

La gastronomía en el arte, además, es el título de una de las actividades que se desarrollarán en el marco de la próxima edición del Gastrofestival, que tendrá lugar en Madrid –coincidiendo con la XIII edición del Congreso Madrid Fusión– desde el próximo 31 de enero hasta el 15 de febrero.

Recorridos temáticos, conferencias, tertulias y visitas guiadas, algunas de ellas con degustación incluida, en los principales museos y galerías de la capital.

Especialmente aconsejable es el recorrido del Museo Thyssen-Bornemisza, en el que se podrá ver entre otras obras el retrato del cocinero de George Washington –os dejo este enlace para que os hagáis una idea sobre este interesante personaje– o la guerrilla a golpe de piel de limón entre los virtuosos del bodegón. Arte comestible.

CIBOARTE_2

CIBOARTE_3

CIBOARTE_4

Imágenes: 1_Andy Warhol, Campbell’s Soup Hot Dog Bean, serigrafia su carta, 90 x 60 cm. Collezione privata ; 2_Ambrogio Figino, Piatto con pesche, olio su tavola, 21 x 30 cm. Collezione privata; 3_Luigi Benedicenti, Due fette di panettone, olio su tela, 80 x 120 cm. Collezione privata; 4_Luciano Ventrone, Ciotola di ceramica con ciliegie, olio su tela, 50 x 50 cm. Collezione privata