MadrEAT: comida a pie de calle

Sandwiches, perritos calientes, hamburguesas, pizzas, porkbuns, comida chifa, cerveza y café. Cada delicia, en su food truck. Lo que va a pasar este sábado y domingo en Madrid se llama MadrEAT y se parece más a una cita gastronómica que a un mercado gastronómico (el primero de la capital), que es cómo se define.

Lo digo porque atendiendo a las noticias que circulan hasta ahora, MadrEAT no se parece en nada a los “mercados” abiertos recientemente en la capital que tontean con el street food, sin llegar a comprometerse seriamente con él.

Para empezar, MadrEAT se materializará sólo un fin de semana al mes (el tercero), no tiene paredes - todos los food trucks se darán cita en el Jardín Botánico de la Universidad Complutense - y sobre todo, aunque habrá mesas y sillas, las propuestas gastronómicas están pensadas para comer con las manos, como tiene que ser.

Sin embargo, tampoco es una feria de planchas, humo, algodón de azúcar y palomitas. El Consejo Asesor de MadEAT, a quien se debe la idea de este evento, está compuesto por nada menos que el chef peruano Luis Arévalo (artífice del éxito de Nikkei 225 y ahora al mando de Kena), el gran Estanis Carenzo (Sudestada, Chifa, Picsa y Cerveza La Virgen) y el chef Iván Domínguez (Grupo Alborada). Este consejo ha evaluado el proyecto de cada uno de los alrededor de 30 participantes de esta primera edición.

Actuamos como comisarios de una exposición” explica Patricia Mateo, directora de la agencia Mateo&Co., la otra mitad organizativa de MadrEAT. “Lo que pretendemos es que la calidad de las propuestas sea gastronómica y que los participantes sean profesionales de la cocina" (los eclairs por ejemplo, pasteles rellenos de cremas de diferentes sabores, llevan la firma de una chef formada en la escuela Le Cordon Bleu).

"También intentamos que las propuestas no se repitan, que haya mezcla, que en un volumen de 30 puestos la oferta sea lo más variada posible" añade. "No nos interesa convertirlo en una feria, sino centrarnos en marcas emprendedoras, cocina alternativa y de calidad”.

Habrá fingers de pularda, fish&chips de pez mantequilla, los sandwiches de San Wich los he probado y son descomunales, la típica piadina italiana se liará con aliaoli y cilantro (tengo mucha curiosidad por saber qué sale), habrá bocadillos de pan casero con pulpo frito y salsa de wasabi, cheeks and chips con madrileña sauce, bacalao con crema de piquillos y salmón con salsa de alga nori. Y de postre cake pops, cookies y cupcakes.

Los chicos de Toma Café, templo de los cafeinófilos madrileños, también se han apuntado a la primera edición de MadrEAT. Elegir qué café tomar os llevará su tiempo pero merecerá la pena.